Los hechos se desarrollaron en Colón, Buenos Aires. El sujeto la golpeaba y la drogaba para que otros hombres la violaran.

Fuente: ADN Radio

Un caso de alta connotación pública concluyó este lunes en Argentina. Una mujer que mató y descuartizó a su pareja fue absuelta de este homicidio, ya que la justicia trasandina consideró la atenuante de violencia de género.

Se trata de Mafalda Secreto, una mujer de 65 años que disparó a su conviviente, José Luis Arena, de 60 años. Los hechos transcurrieron en junio de 2019 en Colón, Buenos Aires.

Según los antecedentes que se conocen, Mafalda disparó a José Luis y luego descuartizó su cuerpo. Intentó esconderlo en un galpón al fondo de su casa, según consignó Clarín, pero al contarle a su hermano, éste la denunció a la policía.

La mujer estuvo con arresto domiciliario en el desarrollo del juicio en su contra. La fiscalía local exigía 18 años de cárcel, considerando las circunstancias del caso. Mientras que la abogada de Mafalda, Raque Hermida, pedía la absolución.

Violencia de género

En dos días del juicio, Mafalda Secreto reveló las razones por las que mató a José Luis Arena. Ella es una costurera que trabajaba en Colón y conoció a su pareja a través de Facebook. El hombre ya contaba con una condena por ser un “pirata del asfalto”, esto es, un delincuente vinculado al robo de autos y patentes.

Mafalda reveló que su pareja la drogaba para que no pudiera trabajar. “Cuando se hallaba en estado de somnolencia hacía ingresar a la casa en la que convivía con la víctima a hombres que la violaban. Él la prostituía a la noche con gente que venía de Rosario“, contó su abogada.

La mujer no quiso denunciarlo por violencia de género, hasta que advirtió que su nieto también había sido drogado. José Luis amenazó a Mafalda con prostituir a su hija y su nieta. Fue en ese momento que aprovechó una ida a la cocina para volver a la habitación con un arma y disparar al sujeto mientras permanecía en la cama. Él también tenía un arma en su pecho.

Antes de conocerse el veredicto, Mafalda Secreto expresó que “estoy muerta de miedo. No por mí, ya mi vida está terminada. Sigo teniendo miedo por mis hijas y por mi nieta, sobre todo por ella. José era un hombre peligroso, con contactos. Su familia sigue siendo peligrosa y siguen teniendo los mismos contactos”.

“Quiero pedir perdón a la gente que me quiere, a la gente que me conoce, perdón a la familia de José (Arena), perdón a mis hijas y a mis nietas y, especialmente, a mi nieto Simón, que era un nene que sufría autismo y feliz. Sin embargo, después de esto es un chico discapacitado. Perdón a todos, yo no era esa persona que pegó el tiro, yo soy otra clase de persona”, agregó.