La ministra vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, destacó que el Poder Judicial espera que las normas transitorias del borrador de la nueva constitución no sean retroactivas y que los cambios se produzcan hacia adelante y no con los magistrados en ejercicio.

La ministra vocera de la Corte Suprema, Ángela Vivanco, destacó que el Poder Judicial espera que las normas transitorias del borrador de la nueva constitución no sean retroactivas y que los cambios se produzcan hacia adelante y no con los magistrados en ejercicio.

La autoridad realizó un punto de prensa y fue consultada al respecto: “Si hay indicaciones en ese sentido, nos parecería muy positivo porque muchas veces el tema de hacer cambios tiene que tenerse en consideración que esos cambios se están haciendo mientras tanto hay un país que se encuentra en marcha y no es excepción de ello el Poder Judicial. En consecuencia,  el Poder Judicial sigue funcionando y si hay una cesación importante de jueces eso generaría un problema no para los jueces, sino que para las causas mismas y los destinatarios de la administración de justicia. Hemos sido muy insistentes en esa materia en el sentido que estas normas no sean retroactivas y que los cambios se produzcan hacia adelante y no con los jueces que están cumpliendo su mandato. Esperamos que esas normas transitorias sean las que se aprueben en el Pleno de la Convención”.

Explicó que hay una reunión en coordinación entre la directiva de la Convención Constitucional y la Corte Suprema, la que debe realizarse en los próximos días. 

Sobre la tramitación de iniciativas de indulto, la portavoz explicó que “esto lo hizo presente el Pleno cuando se le pidió informe sobre leyes  sobre la materia, por supuesto que se puede conceder un indulto, pero se tiene que conceder a condenados no a quienes están siendo imputados en un proceso. En consecuencia si hay un compromiso, ese compromiso va a tener que aplicarse una vez que las personas si es el del caso son condenados”.

Al ser consultada sobre indicaciones en la Convención Constitucional relativas a indulto y la tramitación legislativa, dijo que  “va a haber que estarse a lo que se resuelva allí, porque hay una dualidad en este momento: hay un proyecto que se está viendo por el lado del Parlamento y otro proyecto que se está viendo por este lado (la Convención Constitucional) y obviamente va a tener que verse como conversan uno con otro. Es importante recordar que cuando se ponen fechas a las amnistías significa que todos los delitos cometidos en esas fechas caben allí, en consecuencia podrían extenderse a temas que no tienen nada que ver con lo que ocurrió en esos momentos y que fueron cometidos en las misma fecha. Veamos que es lo que resulta. Estemos a los resultados para dar opinión”.

Por último,  ante la discusión relativ a si Celestino Córdova es un condenado común o político, la ministra reiteró que “tiene una condena y esa condena no es por delitos de opinión, como son las protípicas situaciones que tienen que ver con los hechos políticos, sino que tienen que ver con un hecho que es criminal, un homicidio y un homicidio, además, en condiciones muy fuertes y duras. Los delitos políticos se caracterizan porque se refieren a personas perseguidas por sus ideas, no por sus conductas, por eso se les concede una serie de beneficios internacionales y se les reconoce como víctimas de un régimen. Nosotros en este momento, creo que no hay ninguna duda y hace muchos años, estamos viviendo en un régimen democrático en donde no se persigue a los opositores políticos y donde la persecución penal tiene que ver con delitos concretos de conducta y no de opinión. En consecuencia,  seguir discutiendo el tema de los delitos políticos en estas circunstancias a mí me parece que es inconducente. Estamos en presencia de una persona juzgada por un crimen. En consecuencia el tratamiento que se le dé en cuánto a beneficios, tiene que ser de acuerdo a esa circunstancia procesal de él y no (por) otro tipo de circunstancias, sin perjuicio del respeto que se tiene a cualquier persona privada de libertad respecto de sus opiniones, ideas y fundamentos”.

Consultada por la tramitación de las causas de violaciones a los derechos humanos, la ministra dijo que “lo que más esperan las personas que han sido víctimas de éstos procesos y sus familias es que se conozca la verdad y en definitiva no queden dudas de lo que pasó y donde existan culpables que esos culpables se sancionen”. Agregó que “es un proceso donde se ha avanzado muchísimo. Hay ministros que están encargados en exclusiva de estas causas de derechos humanos y creo que estamos bastante más cerca del término (…) El Pleno (de la Corte Suprema) ha dado todas las facilidades para que los ministros tengan su dedicación exclusiva y se les apoye y puedan llegar a puerto con todos los temas que les quedan pendientes”.