Un día después del Día del Orgullo LGBTIQ+, España aprobó el anteproyecto de ley que permitirá la autodeterminación de género desde al menos los 16 años —e incluso desde los 14, bajo condiciones- con un solo trámite administrativo sin pruebas ni testigos. Esto impulsa a que las personas trans puedan modificar su sexo legal en el DNI, conforme a su identidad de género con la sola manifestación de su voluntad.

La iniciativa fue presentada por el Gobierno de coalición liderado por el Partido Socialista Obrero Español y Unidas Podemos tras una serie de debates y todavía debe someterse a la discusión en el Parlamento para su aprobación definitiva.

El proyecto reconocerá que toda persona mayor a 16 años puede pedir ante el registro civil la rectificación de la mención del sexo. Si la persona tiene entre 14 y 16 podrá hacerlo a través de un trámite administrativo aunque acompañados por padres, madres o apoderados; mientras que los menores de entre 12 y 13 años deberán solicitar una autorización judicial.

El presidente del gobierno, el socialista Pedro Sánchez, tuiteó que “nos situamos a la vanguardia internacional” en reconocer los derechos de lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexo, es que de esta aprobarse el proyecto, España se uniría al grupo de países que ha despatologizado el reconocimiento de la identidad, como por ejemplo Argentina, Portugal, Malta o Dinamarca.

La ministra de Igualdad y dirigente de Podemos, Irene Montero, afirmó que el proyecto permitirá “garantizar la igualdad real y efectiva de las personas trans, así como una batería importante de derechos para las personas LGTBI, que actualmente están siendo vulnerados”.