Con 93 votos a favor, cinco en contra y 48 abstenciones, el pleno de la Cámara aprobó un proyecto de ley que prohíbe en todo el territorio nacional la instalación y el funcionamiento de centrales de generación termoeléctrica a carbón a partir del 31 de diciembre de 2025.

La iniciativa que fue ingresada en enero de 2020, avanza a su discusión en el Senado a su segundo trámite constitucional. La iniciativa sostiene que estas industrias, dependientes de combustible fósil para la producción de energía eléctrica, no solo son protagonistas en la generación de gases de efecto invernadero, sino que además producen daños a la salud de la población y perjudican tanto los suelos como las aguas del lugar donde se encuentran.

«Si de mí dependiera, las cerraría mañana», dijo por su parte el biministro de Energía y Minería, Juan Carlos Jobet, en medio del debate parlamentario y consigna Cooperativa.

El secretario de Estado aseguró que el proyecto de ley «simplifica a nivel de lo absurdo un problema muy complejo», argumentando que el país aún faltan sistemas de transmisión que permitan inyectar la energía producida por fuentes renovables.