El municipio de San Pedro de Atacama y la Defensoría de la jurisdicción firmaron un convenio marco que permitirá que las personas que tienen causas penales y pertenecen a las comunidades de las áreas de desarrollo indígena de Alto El Loa y Atacama La Grande, puedan acceder a talleres de capacitación y cursos que les permitan desarrollar habilidades para reinventarse en actividades productivas.

El convenio marco contemplará tres áreas de trabajo: talleres de capacitación en formato remota para las personas privadas de libertad, enfocados en técnicas de cultivo y agricultura ya que, según planteó la directora de medioambiente, una de las particularidades del mundo indígena es su relación con la tierra.

Asimismo, se definirá apoyo técnico de los profesionales de la Defensoría en fondos concursables, para la presentación de proyectos en áreas de producción. “La idea es promover un intercambio de conocimientos y habilidades en el área técnica, de modo que los principales beneficiados sean las personas indígenas, independiente de en qué comuna vivan, ya que a nosotros nos hace muy felices poder ayudar”, explicó el alcalde.

La iniciativa se dio a conocer en un encuentro virtual en que participaron el Defensor Regional, Ignacio Barrientos; la directora administrativa regional de la Defensoría, Patricia Sagua; el asesor jurídico, Pablo Silva, y la facilitadora intercultural, Marioli Lique, junto al jefe comunal y a la directora del Departamento de Medio Ambiente, Aseo y Ornato del municipio, Leticia González.