Con la celebración del Día de la Madre fue promulgada por el Presidente Sebastián Piñera la ley que permite anteponer el apellido de materno al paterno al inscribir en el Registro Civil a sus hijos, de común acuerdo entre ambos progenitores y manteniéndolo para los siguientes hijos que la pareja tenga en común.

La nueva ley también establece que por vía administrativa y no necesariamente judicial, las personas mayores de edad podrán solicitar el cambio de sus apellidos por única vez, para utilizar el de sus abuelos o abuelas.

La ministra de la Mujer y la Equidad de Género, Mónica Zalaquett, explicó que la  ley se fundamenta en la “experiencia comparada de países como España, Francia, Alemania, México, Austria y Holanda, entre otros, que entregan a los padres la libertad de otorgar a su hijo o hija, indistintamente, el apellido del padre, la madre en el orden que así lo acuerden”.

“Esta ley contribuye al cambio cultural que estamos impulsando en materia de igualdad entre hombres y mujeres, ya que a partir de hoy el orden de los apellidos no será necesariamente el del padre primero y el de la madre después sino que por mutuo acuerdo ambos padres al inscribir el nacimiento de su hijo/a decidirán el orden de los apellidos, orden que quedará determinado para el resto de sus hijos/as en común”, detalló la secretaria de Estado y consigna BioBioChile.

Finalmente, acotó que esta ley “significa claramente un avance en la agenda mujer, sumándose a un conjunto de otras medidas legislativas, cuyo objetivo es otorgar iguales derechos, oportunidades y dignidad tanto a hombres como mujeres”.