La Corte Suprema declaró inadmisible el recurso de unificación de jurisprudencia deducido en contra de la sentencia que acogió demanda de declaración de único empleador de empresas mineras de Tocopilla, del holding Izquierdo Menéndez.

En fallo unánime la Cuarta Sala del máximo tribunal desestimó el arbitrio intentado por tres de las demandadas, en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, por no reunir los requisitos legales.

“Que, las recurrentes proponen como materia de derecho para su unificación, determinar el recto sentido y alcance que debe otorgarse al artículo 3º del Código del Trabajo, esto es, que las empresas que carecen de trabajadores no pueden ser consideradas como empleador único de aquellos que sí los tienen, porque no existe un plantel de trabajadores sobre los cuales ejercer el poder de mando y dirección propio del empleador y añaden que resulta absurdo que una persona -Gonzalo Diestre- tenga a la vez el carácter de empleador y subordinado”, plantea el fallo.

La resolución agrega: “Que, en lo que interesa, la sentencia impugnada rechazó el recurso de nulidad, que se fundó en la causal contenida en el artículo 477 del Código del Trabajo, en relación con el artículo 3 del mismo cuerpo legal, puesto que de acuerdo al análisis de la sentencia de base, ‘las demandadas actúan frente a terceros y están organizadas con unidad de dirección, producción y como unidad financiera, con un único centro de decisiones tanto en el ámbito laboral como económico, con preeminencia de las distintas razones jurídicas que la componen, apareciendo como único representante legal Don Gonzalo Diestre Flaño, quien al no ser dueño de ninguna las empresas como tampoco parte su directorio necesariamente se transforma en trabajador de las mismas, por lo que resulta impreciso afirmar que existen empresas que carezcan de trabajadores. De esta forma se ha de concluir que todas las demandas efectivamente constituyen una unidad económica para efectos laborales y previsional’ y luego razona que, al asentar la sentencia de base que el Sr. Gonzalo Diestre Flaño sí es un trabajador de las tres empresas recurrentes, no puede la causal esgrimida alterar esa conclusión fáctica, por lo que al estar mal fundada, se debe desestimar”, estableció la Suprema.