La Corte Suprema decidió el traslado privosorio del juez Luis Barria -sancionado por conductas denunciadas por acoso sexual- al Tribunal de Familia de San Fernando.

El pasado 1 de abril, el máximo tribunal reafirmó lo establecido por la Corte de Apelaciones de Rancagua, quien suspendió por tres meses a Barría.

El traslado, de acuerdo a lo recabado, es de carácter provisorio, mientras se decide un destino final dentro del Poder Judicial para el magistrado, quien retornó a sus funciones este lunes, luego de cumplir los tres meses de suspención.

Ángel Valencia, el abogado del magistrado, señaló que «es una decisión que no queda más que acatar, aunque no la compartamos, y fue la determinación que tomó la Corte Suprema para resolver el procedimiento disciplinario», consigna Cooperativa.

«Además dispuso, como medida de protección para los denunciantes, el traslado del magistrado Barría a otro tribunal dentro de la misma jurisdicción, y producto de aquello hoy se encuentra trabajando desde su casa en modalidad de teletrabajo, en el Juzgado de Familia de San Fernando en las solicitudes de retención del 10%», detalló.

ABOGADA DE LAS VÍCTIMAS CALIFICAN LA DECISIÓN COMO «INSUFICIENTE»

En diálogo con Cooperativa, la abogada de las víctimas, Katherine Villagra, manifestó que es «algo insifuciente (la decisión) si es que se quieren erradicar estos actos de violencia de género al interior del Poder Judicial».

«Obviamente, solo tres meses de suspensión con la mitad de goce de su sueldo no va a desinsentivar que sigan ocurriendo este tipo de conductas al interior del Poder Judicial», agregó la jurista.