Bajo la tutela de la Clínica Jurídica Derecho UC, el 2° Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santiago condenó a 3 años y 1 día de presidio menor en su grado máximo a J.A.A.C de 79 años y abuelo de la víctima como autor del delito de abuso sexual reiterado de una menor de edad.

La víctima, que hoy tiene 14 años pero que sufrió los abusos cuando tenía entre 4 y 5 años, fue agredida en al menos tres ocasiones durante 2013 mientras se encontraba en la casa del agresor. 

Una vez conocidos los antecedentes del caso, el Área Proyecto Niñez de la Clínica Jurídica representó a la víctima a través de su padre, llevando adelante junto al Ministerio Público, el juicio oral que duró tres días y que se realizó casi completamente por videoconferencia, salvo la declaración de la víctima que atendida su edad y a la naturaleza del delito, se verificó presencialmente en el tribunal.

Durante su declaración, la menor fue acompañada por un perro de la asistencia judicial de la Corporación Bocalán Confiar el cual está especialmente entrenado para brindar contención y apoyo a niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos.

Cabe destacar que al juicio oral concurrieron la profesora María Elena Santibáñez y Nicolás Browne, ambos abogados del Área Niñez de la Clínica Jurídica UC, mientras que en la tramitación de la causa participaron los alumnos de Derecho UC Fernando Medel y Nicolás Larraín, además de la participación de Paz Ramírez, psicóloga del Proyecto Niñez quien prestó apoyo a la víctima.

Conocida la sentencia para el agresor, el abogado Nicolás Browne sostuvo que “todo lo que la víctima le pidió a la Clínica Jurídica fue cumplido, ya que fue escuchada por el tribunal, quien con su declaración y otros medios de prueba que se incorporaron al juicio se consideró que el estándar de prueba fue alcanzado. Durante este proceso pudo quedar en evidencia la contribución a la reparación del daño causado a la víctima puesto que se puso foco no solo en el acusado, sino también en la víctima como titular de una expectativa de reparación”.

Para la profesora de Derecho UC María Elena Santibáñez, el caso “fue una causa complicada, debido al tiempo que había pasado desde que ocurrieron los hechos; porque los papás de la víctima tardaron cerca de dos años en hacer la denuncia; además el agresor era el abuelo materno de la víctima, lo que significó el quiebre del grupo familiar; y como cuarto elemento, se da que el agresor hoy tiene 80 años y sufre varios problemas de salud”.

Asimismo, agregó que “nosotros como Clínica Jurídica en representación de los intereses de la menor, solicitamos una pena que pudiese ser cumplida en libertad, es decir, una pena sustitutiva.”

Consultada por la importancia social del trabajo que realiza la Clínica Jurídica, la profesora Santibáñez afirmó que “permite que los alumnos en una época temprana de su vida puedan tener acceso a casos que son de bastante complejidad jurídica y emocional, porque son problemas graves de personas que no tienen acceso a un abogado que los represente. Esto nos permite, a todos quienes trabajamos en la Clínica, prestar ayuda de calidad con lo que mejor sabemos hacer en nuestra profesión al servicio de quienes lo requieren, buscando lograr justicia para delitos de esta naturaleza y reparar, en parte, todo lo que significa para una víctima pasar por momentos dolorosos”.