El Gobierno sufrió una nueva derrota en la tarde de este viernes, cuando la Cámara de Diputados rechazó el articulado del proyecto que buscaba realizar la elección fijada para el 11 de abril en dos jornadas, con el fin de evitar aglomeraciones en los recintos de votación.

La iniciativa tuvo 92 votos a favor, 35 en contra y 10 abstenciones, pero necesitaba un quórum de dos tercios, equivalente a 102 votos, por lo que deberá pasar a Comisión Mixta durante la próxima semana.

El diputado Harry Jurgensen (RN) indicó que «particularmente en esta elección tan importante yo no estoy dispuesto para improvisar: aumentemos los horarios, partamos a las 07:00 de la mañana como se partía anteriormente, cerremos las mesas más tarde. Esa alternativa está».

Jorge Rathgeb (también RN) dijo que «¿Cómo es posible que sigamos improvisando? El sistema electoral chileno funciona bien y es confiable, hacer cambios a última hora y a la rápida es peligroso. El año pasado ni la PSU se pudo realizar con normalidad, se tomaron locales, se robaron facsímiles, pero acá consideran que puede realizarle la elección en dos días y que en la noche, entre apoderados y Fuerzas Armadas, los votos estarán bien cuidados. ¿Ustedes creen que los antisistema se van a portar como angelitos esa noche?», consigna Cooperativa.

El ministro de la Segpres, Juan José Ossa, manifestó su extrañeza ante el rechazo de la iniciativa, ya que la Cámara Baja había aprobado el proyecto de voto anticipado, donde existía un plazo de 15 días para la custodia de los votos y descartó improvisación por parte del Ejecutivo.

Castro se queda sin opciones

Con el rechazo de esta jornada, también fracasó un artículo que apuntaba a subsanar situaciones como lo ocurrido con el alcalde de Renca, Claudio Castro, quien no pudo postular a la reelección por renunciar a su partido fuera del plazo estipulado.

Durante la discusión, el diputado Pepe Auth (independiente) comentó que «tenemos el deber moral de enmendar una equivocación de este Congreso, porque no tiene ninguna lógica ni puede ser aceptado que alguien que renunció a tiempo y que si las elecciones hubieran sido el 25 de octubre de 2020 y habría sido perfectamente candidato, resulta que no puede serlo porque las elecciones son casi seis meses después, no resiste ninguna lógica».

Ya que este punto había sido rechazado por el Senado, quedó totalmente desestimado y solamente podrá ser tratado como un proyecto aparte, posibilidad que fue descartada por los parlamentarios, cerrando la opción de repostulación para Castro.