El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Linares condenó a José Benedicto Retamal Bravo a la pena efectiva de 11 años de presidio, en calidad de autor del delito consumado de homicidio simple. Ilícito perpetrado en junio de 2019, en la comuna de Longaví.

En fallo unánime (causa rol 82-2020), el tribunal –integrado por los magistrados Scarlet Quiroga Jara (presidenta), María Eugenia Muñoz Canales y Cristián Adriazola Jeria (redactor)– aplicó, además, a Retamal Bravo las accesorias legales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados. Además, se decretó el comiso del arma incautada.

El tribunal dio por establecido, más allá de toda duda razonable, que alrededor de las 21.40 horas del 6 de junio de 2019, en calle 4 Oriente de la comuna de Longaví «José Benedicto Retamal Bravo agredió con un arma corto punzante a Rafael Andrés Bravo Carreño en la zona supraclavicular izquierda, provocándole una anemia aguda, lesiones vitales, actuales y coetáneas necesariamente mortales aún con socorros médicos oportunos».