El Poder Judicial advirtió en su cuenta pública de un fuerte aumento de las causas contra las Instituciones de Salud Previsional (Isapres) que llegaron a la Corte Suprema el 2020.

En su exposición, el presidente del máximo tribunal, Guillermo Silva, detalló que los ingresos, en general, que terminaron en la Suprema «aumentaron radicalmente en más de un 270 %, con más de 154 mil causas».

Ese incremento «parece explicarse principalmente por las apelaciones a los recursos de protección, que pasaron de poco más de 29 mil ingresos el 2019 a más de 143 mil en 2020, de las cuales 138 mil corresponden a isapres», precisó.

«Estas cifras nos llevan a reiterar la atención en el fenómeno de la gran judicialización que promueve el marco legal aplicable a las isapres», puntualizó en su discurso, que inauguró el año judicial 2021.

En otros números, cifró en 2 millones 660 mil las causas totales que ingresaron en tribunales de primera instancia, que comprenden a aquellos que conocen asuntos de familia, laborales, de cobranza laboral y previsional, penales y civiles, que significaron una disminución de un 21 % respecto al 2019.

Por su parte, las causas que, en total, vieron el término de su proceso judicial fueron más de 1 millón 920 mil, un 27,5 % menos que el año anterior.

Además, al 31 de diciembre del año 2020 se contabilizaron más de 2 millones 650 mil causas pendientes, representando un aumento de un 13,9 % en comparación al 2019.

«Es indudable que estas cifras se han visto influenciadas por la pandemia, particularmente por las interrupciones en la tramitación de los juicios ordenada por la ley de suspensión de plazos. Esto se refleja en materia penal, laboral y civil y, además, se refuerza en el caso de los tribunales de familia por efecto de los esfuerzos destinados a tramitar las retenciones del 10 % de las AFP», explicó y consigna Cooperativa.

En ese marco, «hay mucho trabajo por hacer y los tribunales durante este 2021 tendremos que redoblar los esfuerzos para normalizar el inventario de causas pendientes».

GOBIERNO COMPROMETE APOYO A MODERNIZACIÓN

La tradicional ceremonia se realizó en forma semipresencial y contó con al asistencia del Presidente Sebastián Piñera; el fiscal nacional, Jorge Abbott; la presidenta del Tribunal Constitucional, María Luisa Brahm; el Contralor General de la República, Jorge Bermúdez; el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Hernán Larraín; y el Defensor Nacional subrogante, Marco Moreno. En tanto, por video conferencia participaron diversas autoridades del ámbito judicial y político.

Larraín coincidió con la inquietud de Silva sobre la necesidad de modernización y acceso a la justicia, además de la reforma procesal civil.

«El acceso a la justicia se va a lograr en la medida que la gente pueda realmente ser parte del proceso con facilidad. Eso es parte de la reforma a la justicia civil, pero también del uso de las tecnologías para poder hacer procesos judiciales más rápidos, no presenciales necesariamente, aprovechando la tecnología», apuntó y consigna Cooperativa.

Para el presidente de la Suprema, uno de los principales desafíos por delante es el proceso constituyente, para el cual manifestó la disposición del Poder Judicial para aportar con conocimiento técnico y jurídico para que en la nueva Carta Fundamental se tenga certeza de que los derechos de las personas están resguardados de la manera correcta.