La Corte Suprema declaró inadmisible el recurso de unificación de jurisprudencia presentado en contra de la sentencia que acogió demanda por despido injustificado de encargado de obras de la empresa Constructora Armas Limitada, en la ciudad de Lima, Perú.

En fallo unánime (causa rol 140.295-2020), la Cuarta Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Ricardo Blanco, Gloria Ana Chevesich, Andrea Muñoz, Mauricio Silva Cancino y María Angélica Repetto–, no dio cabida al recurso especial impetrado en contra de la sentencia impugnada, dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago, la cual carece de un pronunciamiento sustancial relacionado con la materia de derecho que se busca unificar.

«Que el recurso propone como asunto para su unificación acerca de si el trabajador puede, en el contexto del contrato de trabajo, convenir renunciar a la protección y limitaciones que le confiere el 12 del estatuto laboral; ello, a partir de la interpretación de los artículos 5 y 12 del mismo texto, en relación con el 1545 de Código Civil, y, conforme a aquello, ‘reconocérsele eficacia a lo acordado entre las partes durante la relación laboral y, sobre esa base, transformarse en un aspecto que puede ser exigido al trabajador, de modo tal que su posterior negativa a cumplir puede fundar la aplicación de alguna causal de caducidad de término del contrato, como lo es aquella establecida en el 160 n°3′», plantea el fallo.

La resolución agrega: «Que, sin embargo, conforme fluye de la lectura de la decisión impugnada, en lo pertinente a la materia fundante del recurso, esta no tiene un pronunciamiento de fondo, por cuanto rechazó el arbitrio planteado por consideraciones de carácter adjetivo».

«Pues bien –prosigue–, se dedujeron en contra del fallo de base cuatro causales de invalidación, correspondientes a la del artículo 478 letra e) del estatuto laboral: luego, en subsidio, la del artículo 477 del mismo texto, por infracción a la normativa legal que refiere; a continuación. y también en subsidio, la del artículo 478 letra b) del código citado; para, finalmente, pero de modo conjunto con las tres anteriores, la de infracción de ley, contemplada en el artículo 477 del compendio laboral».

«Sin embargo, fueron desechadas por cuanto la sentencia impugnada consideró que los motivos de nulidad, en la forma que fueron planteados, son incompatibles; en efecto, señaló ‘(…) que unas con otras no pueden coexistir en forma conjunta, pues abarcan escenarios opuestos, toda vez que si los hechos son modificados por las causales previstas en las letras b) o e) del artículo 478, al enfrentar la causal del artículo 477 esos mismos hechos –en cambio– deben permanecer inalterables, lo que evidencia una contradicción insalvable en la forma de deducir las causales que a esta Corte no le corresponde dilucidar ni menos solucionar, pues es una deficiencia del recurso.

En consecuencia, esta contraposición de las cuatro causales deducidas en forma conjunta impide abordarlas al unísono, lo que es suficiente para desecharlas todas juntas, al ser mal planteadas'», cita.

Para el máximo tribunal: «Ello, sin perjuicio de que, al referirse a cada causal en particular, como argumento a mayor abundamiento, concluye la misma decisión desestimatoria por razones formales, sea por que la causal pertinente no respeta los hechos establecidos, no obstante implicar su aceptación, o sea que reclamando la infracción de las normas sobre valoración de la prueba, en el fondo, demuestran una divergencia con aspectos relativos a la ponderación de la prueba, cuestión ajena a un recurso como el de la especie».

«Que, como se observa, la sentencia impugnada carece de un pronunciamiento sustancial que diga relación con la materia de derecho propuesta, lo que hace estéril el intento de compararla con aquéllas que trae como contraste, siendo, por tanto, inadmisible», concluye.