Tras más de dos años durmiendo en el Congreso, el proyecto que despenaliza el aborto consentido por la mujer hasta las 14 semanas de gestación vio iniciada su tramitación este miércoles en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputadas y Diputados.

La iniciativa, ingresada en agosto del 2018 por diputadas de oposición, reforma los artículos 342, 344 y 345 del Código Penal, en los que se estipulan las sanciones contra la interrupción del embarazo, y les agrega que éstas podrán aplicarse solo si el aborto ocurre «después de las catorce semanas de gestación».

La sesión comenzó a las 15:00 horas y se extendió por cerca de dos horas, y luego de argumentos a favor y en contra -estos desde las legisladoras oficialistas-, la instancia acordó dar plazo de una semana para que las diputadas propongan las organizaciones que quieran invitar a participar del debate.

La diputada socialista Daniella Cicardini, una de las impulsoras, planteó que «muchas de las mujeres hoy se siguen haciendo aborto clandestino, poniendo en riesgo incierto su vida, inclusive también las consecuencias que ésta tiene en términos sanitario», consigna Cooperativa.

«Por lo tanto, yo creo que a esto tenemos que darle un foco y un énfasis en términos de políticas públicas y dejar de lado lo que significa lo valórico», exhortó.

La diputada Karol Cariola (PC) entregó cifras que dan cuenta de más de 22 millones de abortos inseguros al año a nivel mundial, así como de más de 150 mil clandestinos que se practican en Chile.

Su correligionaria Camila Vallejo aclaró que este proyecto no permite el aborto libre, gratis y seguro, como es el caso de Argentina, sino que este busca la despenalización de la interrupción del embarazo, hasta la semana 14 de gestación. Además indicó que su compromiso es insistir en una iniciativa en esa línea en un próximo gobierno.

La legisladora demócratacristiana Joanna Pérez consideró que se trata de «un tema complejo», por lo que debe haber un debate «pluralista, serio y responsable», pues «no hablamos de algo casual, hablamos de la vida. Y seguimos teniendo una deuda con las mujeres».

«No me cierro al debate y estoy de acuerdo con que definamos una agenda (de trabajo», agregó y consigna Cooperativa.

CUESTIONAMIENTOS DE LA DERECHA

«Por qué 14 semanas, qué hace diferencias entre la 14, la 15 ó la 16. Tengo la sensación de que esto es ‘gato por liebre’. Todas quienes han expuesto quieren aborto libre y me da la sensación de que estamos por pasitos, en vez de tal vez tener realmente la discusión que tenemos que dar, que es el aborto libre», cuestionó la diputada RN Ximena Ossandón.

En ese marco, propuso que la Comisión envíe una serie de oficios para obtener datos e información a fin de alimentar la discusión en la próximas sesiones: cuántas mujeres han fallecido por practicarse abortos; cuántos abortos invocando la tres causales se han realizado desde la vigencia de la ley; cuántas personas fueron condenadas por la Justicia por haberse sometido o haber realizado un aborto, y cuántos formalizados hay por ello.

La instancia acordó oficiar a las autoridades correspondientes y a la Biblioteca del Congreso para que entregue información sobre legislación comparada en la materia.

«Para muchas de nosotras en esta comisión es un proyecto muy doloroso», dijo la diputada UDI María Hoffmann, emplazando, con sarcasmo: «Las felicito (a las diputadas impulsoras) por haber encontrado una vez más una fibra dolorosa y sensible para avanzar y dar un paso más al aborto libre. Es bueno sacarse la careta».

Asimismo, junto con decir que «el aborto no aborda el problema de fondo y no le causa ningún alivio a la mujer y mucho menos a la persona que es eliminada, que es la guagüita que está por nacer», fustigó el timing de reactivar el debate ahora: «Este proyecto tiene dos años, ¿por qué discutirlo ahora? ¿Estamos aprovechando el vuelito de lo que pasó en Argentina? Se ven estupendas con sus poleras verdes, pero aquí hay una campaña orquestada».

En un tono menos crítico habló la diputada Érika Olivera, quien pidió que «el debate se dé con altura de miras, escuchando a todas las organizaciones», consigna Cooperativa.

En una línea similar, la RN Aracely Leuquén expuso la necesidad de «solicitar a la ministra de la Mujer datos sobre la realidad del país frente a las decisiones que muchas mujeres están tomando».

LAS PRIMERAS EXPOSICIONES DE ORGANIZACIONES

Esta primera sesión contó con la participación de Camila Maturana, encargada del Programa de Seguimiento Legislativo de la Corporación Humanas, quien aseguró que la criminalización del aborto viola los derechos humanos de las mujeres, al afectar la autonomía en la toma de decisiones en cuanto a sus vidas y sus cuerpos.

Aseguró que, según la experiencia internacional, las restricciones legales al aborto no disminuyen su práctica ni tampoco la legalidad del mismo aumenta los casos de mujeres que deciden abortar; y afirmó que las leyes punitivas contra la interrupción del embarazo desencadenan en la clandestinidad, afectando gravemente la salud de las mujeres.

También expuso Gloria Maira, representante de la Mesa por el Aborto, quien sostuvo que la ley de aborto en tres causales no ha terminado con las prácticas clandestinas, reconociendo que en el caso de las mujeres violadas éstas optan por soluciones alternativas por la discriminación a la que se ven expuestas.

Apuntó, en ese sentido, que la descriminalización de la decisión de abortar va en línea con los derechos de las mujeres, el respeto de la libertad, el fortalecimiento de la democracia, mayor justicia y mejor vida para las mujeres y las vidas gestadas.