Pese a que el Gobierno le puso discusión inmediata, el vicepresidente del Senado, Rabindranath Quinteros, confirmó que junto a la presidenta de la instancia, Adriana Muñoz, decidieron no poner en tabla el proyecto del TPP-11.

Según indicó, la resolución responde a que no habría claridad sobre el impacto que tendrá el Tratado Integral y Progresivo de Asociación Transpacífico en el país.

A su juicio, el proyecto divide a la opinión pública, por eso, le “llama la atención que el gobierno coloque discusión inmediata a un proyecto hoy no tiene urgencia”, consignó CNN.

Por lo anterior, es que adelantó que notificarán de la decisión al Ejecutivo y que no la cambiarán “hasta que clarifique todas las dudas que hay respecto a la iniciativa”.

En concreto, solicitan respuesta concretas en materias como importaciones, comercialización y uso de plaguicidas. De igual forma, lo que respecta a las potenciales limitaciones en el uso de semillas y la falta de regulaciones en material laboral, respeto por los derechos humanos y pueblos originarios, entre otros.

El senador Alejandro Navarro indicó que está reuniendo firmas para presentar el proyecto ante el Tribunal Constitucional. “Son insólitas las prioridades del gobierno. Cuando existe hambre, angustia y pobreza en los hogares chilenos, pone discusión inmediata para legislar el TPP11, que representa más saqueo, más entreguismo y un cheque en blanco para hacer y deshacer con nuestros recursos. Mi voto en contra estará y será no y no”, afirmó y consigna BioBioChile.

 “No es posible que para el presidente Piñera sea más importante beneficiar a las grandes transnacionales que presentar una agenda que se haga cargo de las urgencias que hoy demanda el país. Existe un consenso social de que el TPP11 en nada beneficia a Chile y que su aprobación solo será luz verde para que se continúe explotando a destajo nuestras riquezas”, agregó.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Allamand, afirmó que existe una campaña de desprestigio en contra del TPP-11, apuntando directamente al PC y el FA.

 “La campaña que se ha iniciado contra este tratado mezcla elementos de tergiversación y de equivocación. Se dice que el tratado impide que un futuro gobierno quisiera expropiar una empresa extranjera, eso es totalmente falso, las facultades para expropiar empresas se mantienen completamente inalterables”.

“Se dice que impide la dictación de normas ambientales o de materia de seguridad social o laborales, es igualmente falso. Todas las facultades regulatorias se mantienen intactas”.

“Algunos señalan que el tratado afectaría el dictar normas para obtener una rebaja en el precio de los medicamentos es igualmente falso. De hecho Nueva Zelanda, que integra el tratado, tiene un sistema con los medicamentos más bajos del mundo”.

“La aprobación es algo necesario, muy importante, no podemos seguir perdiendo oportunidades para el país. Los argumentos que se han esgrimido en contra del tratado han sido desvirtuados en la discusión técnica, parece ser una suerte de objetivo político más que técnico”.

“El TPP 11 bajo ninguna circunstancia obliga a ninguna modificación legal en Chile. Lo que dice el artículo 135 actual de la Constitución no es si no la reafirmación de un principio de la política exterior chilena, que es el cumplimiento de los tratados suscritos”, puntualizó, añadiendo que su ratificación “no incide en el proceso constitucional”.