La Corte Suprema elaboró este viernes la quina desde la cual debería salir el ministro que ocupará el cupo que dejó el año pasado el ex vocero del máximo tribunal, Lamberto Cisternas.

De acuerdo a lo informado por el Poder Juducial, la nómina está compuesta por Sergio Mora, Jessica González, Mario Gómez, Mario Carroza y Diego Simpértigue. Ahora será el Presidente Sebastián Piñera quien deberá elegir un favorito, cuyo nombre ser ratificado por el Senado.

El proceso el primero que ocurre luego que la Cámara Alta rechazara al ministro de Valparaíso Raúl Mera y confirmara, en su reemplazo, a Adelita Ravanales.

Los postulantes

La mayoría de los votos (11) se los llevó la ministra de la Corte de Apelaciones de Santiago, Jessica González Troncoso, quien inició su carrera judicial en agosto de 1990 como oficial segundo del 28 Juzgado Civil de Santiago.

También ha sido relatora de la Corte de Santiago, jueza del 12° Juzgado Civil de Santiago y relatora de la Corte Suprema. Desde marzo de 2008 es ministra del tribunal de alzada capitalino. En su oportunidad González investigó, como ministro en visita, las acusaciones de abusos sexuales en contra de menores por parte del ex párroco de El Bosque, Fernando Karadima. Acreditó a fines de 2011 los hechos, pero lo sobreseyó por prescripción.

Le siguió con 10 preferencias el también miembro de la Corte de Santiago, Mario Carroza, quien es uno de los jueces que tiene a su cargo la mayor parte de causas por violación a DD.HH.,como también ocurrió con el caso por el asesinato del senador Jaime Guzmán.

El abogado de la Universidad de Chile ingresó al Poder Judicial en 1977 como Secretario del Juzgado de Letras de Cauquenes. En 2002 llegó a Santiago como fiscal judicial de dicha corte, asumiendo como ministro en 2007.

Entre sus resoluciones se encuentra aquella que condenó al ex comandante en jefe del Ejército Juan Emilio Cheyre -sentencia que aún no está ejecutoriada- por encubrimiento en el caso de la Caravana de la Muerte. Así también, procesó al ex general director de Carabineros, Bruno Villalobos, como cómplice de tormentos a estudiante en 1985, situación que terminó por ser revocada por la Corte de Santiago.

Ocho votos se llevó en tanto el ministro de San Miguel, Diego Simpértigue, quien llegó al Poder Judicial como oficial cuarto del Tercer Juzgado Civil de Viña del Mar en 1983. Además sirvió cargos en el Juzgado de Letras de Coquimbo, relator de la Corte de Apelaciones de La Serena, juez del Primer Juzgado de Letras de La Serena y juez de Garantía de La Serena, consigna Emol.

Tres votos menos recibió el ministro titular en Valparaíso, Mario Gómez, quien inició su carrera judicial en 1983 como secretario suplente del Juzgado de Letras de Parral. Luego fue secretario en el Juzgado de Letras de Cauquenes, juez en el Juzgado de Letras de Chaitén, relator de la Corte de Apelaciones de Talca y secretario del mismo tribunal de alzada. Asimismo fue relator de la Corte Suprema y desde 1999.

El integrante de la Corte de Apelaciones de Coyhaique, Sergio Mora – entró directamente a la nómina por derecho propio. Es decir, por ser el más antiguo del escalafón. Su trayectoria en el Poder Judicial partió en 1973 como secretario del Juzgado de Letras de Traiguén. Luego, Mora cumplió funciones como secretario en el Juzgado de Letras de Coronel, juez en el Juzgado de Letras de Puerto Varas, juez de Menores de Puerto Montt y juez del Primer Juzgado del Crimen de Puerto Montt. Desde 1987 se desempeña como ministro de apelaciones de Coyhaique.