La justicia española condenó a 20 años de cárcel al chileno Rodrigo Lanza, acusado de matar a un hombre de 55 años por motivos ideológicos.

En diciembre del año 2017, a la salida de un local nocturno, Rodrigo golpeó fuertemente a Víctor Laínez, quien habría estado usando unos tirantes con la bandera de España, los que son frecuentemente usados por grupos nacionalistas. Según la justicia eso habría sido el motivo de la pelea.

«Le dijo de todo, como que no podía haber gente de su idelogía, siendo que mi hermano no era ni falangista, ni era nazi, ni mucho menos», contó el hermano de la víctima, Javier Laínez.

«Luego se ve que salieron a la calle a decir unas palabras y el otro en vez de coger e irse, mi hermanos se metió adentro del bar, entró con algo contundente, le pegó un golpe en la nuca y lo mató y en el suelo lo machacó de una manera bestial», agregó y consigna Meganoticias.

Versión de Rodrigo Lanza

El chileno, ante la justicia, relató de manera muy diferente los hechos que ocurrieron ese día. «Discute conmigo y me pregunta de dónde soy. Le digo, de Chile. Y después me dijo ‘sudacas como tú en el fondo del mar enterrado deberían estar'», relató Lanza

«Cuando iba saliendo escucho ‘lleva una navaja, lleva una navaja’. Me giro y veo al hombre con una navaja en la mano izquierda», sostuvo, aunque nadie nunca encontró dicha arma.

El juicio

El proceso judicial estuvo lleno de complejidades. El abogado de Rodrigo tuvo varias discusiones con la jueza y la primera sentencia fue anulada.

«Cualquier jurista con un mínimo de sensibilidad hacia los derechos fundamentales sabe que se han vulnerado todos los derechos en todas las sesiones del juicio», afirmó el abogado Endika Zuleta.

Desde España el hermano de Víctor manifestó lo que ha significado para la familia este proceso.

«No entendemos por qué, porque si hubiera sido otra situación una pelea o una riña normal. Pero esto ocurrió por usar unos tirantes con la bandera de España. No había motivo alguno. Él usaba tirantes porque se le caían los pantalones y los tirantes eran míos», afirmó.

«Este tipo nos hizo tanto daño a mí y a tanta gente, porque no lo superamos, yo no lo supero», expresó.

Rodrigo Lanza es nieto del almirante Sergio Hudobro, quien participó activamente en los primeros años del gobierno militar, pero su historia en España, según los medios, es totalmente distinta. Incluso ha sido catalogado como activista antisistema

Esta fama de activista viene desde el año 2006, cuando Rodrigo estuvo involucrado con el  supuesto caso de corrupción policial «4F» de Barcelona, donde fue condenado por agredir a un policía que quedó tetrapléjico luego de que un macetero cayera en su cabeza.

Pero pese a que niega el hecho, estuvo dos años en prisión preventiva y luego fue condenado a 5 años de cárcel, saliendo libre en diciembre del 2012.

«En ningún momento agredí a la policía»

El mismo Lanza en el año 2012 contó su historia mientras gozaba de libertad vigilada. «En el momento de los hechos pillaron a quienes tenían más cerca y la tomaron contra nosotros porque había un componente racial», aseguró.

«Nos encontramos al frente de una casa con una calle estrecha, casi peatonal, y nos encontramos con un procedimiento policial que no nos dejaba pasar», indicó.

«Mientras estaba hablando recibí un golpe en la cabeza, un lumazo. Ahora me doy cuenta que era eso pero en ese momento fue un apagón total», agregó.