El Gobierno evaluaría darle prioridad al proyecto que obliga a los partidos políticos a condenar la violencia, iniciativa que fue presentada en noviembre del año pasado y que aún duerme en el Congreso.

Según informa La Tercera, el proyecto fue presentado por diputados de Chile Vamos y firmado por algunos diputados de oposición, como el DC Iván Flores, y obliga a los partidos políticos a condenar el uso, la “propugnación o incitación a la violencia en cualquiera de sus formas como método de acción política”.

Aunque en ocasiones anteriores el Gobierno le ha dado urgencia al proyecto, las protestas de las últimas semanas y la sensación del Ejecutivo, que no todos los partidos están condenándolo, especialmente el Partido Comunista, hacen que la opción nuevamente tome fuerza.

Desde el PC han reclamado que la iniciativa no menciona las violaciones a los DDHH durante la dictadura de Augusto Pinochet, algo que no tendrían contemplado desde el oficialismo, que incluso ayer recurrió al TC para declarar inconstitucional la ley que sanciona el negacionismo, consigna BiobBioChile.

En esta línea, el ministro secretaria general de la Presidencia, Cristian Monckeberg, conversón con los timoneles de Chile Vamos la posibilidad de darle discusión inmediata al proyecto en cuestión.

“El Ejecutivo está viendo la posibilidad de ponerle urgencia, es un proyecto transversal que fue firmado hace bastante tiempo por el diputado (Vlado) Mirosevic, Pepe Auth, quien habla y otros más, que busca que los partidos efectivamente dentro de sus principios pongan un pronunciamiento por hechos de violencia”, comentó el diputado Francisco Undurraga de Evópoli.