El ex presidente colombiano Álvaro Uribe quedará libre después de 67 días bajo arresto domiciliario, por orden de una jueza de Bogotá que consideró que puede responder en libertad al proceso en su contra por supuesto fraude procesal y soborno en actuación penal.

La orden de libertad de Uribe, que desde el pasado 4 de agosto permanece en su hacienda «El Ubérrimo», en el departamento caribeño de Córdoba, fue tomada por la jueza 30 penal con función de garantías de Bogotá, Clara Ximena Salcedo Duarte.

«La decisión que adopta esta funcionaria es la de acceder a la solicitud por parte de la defensa, apoyada por parte de la Fiscalía General de la Nación y la representación del Ministerio Público, y en este orden y en consecuencia se dispondrá la libertad inmediata del doctor Álvaro Uribe Vélez», manifestó en una audiencia virtual la jueza.

Salcedo dijo en la audiencia, continuación de la celebrada el pasado jueves en la que durante 13 horas escuchó los planteamientos a favor y en contra de la libertad de Uribe, que «se dispondrá que se libre la respectiva boleta de libertad y las comunicaciones a las autoridades competentes».

GIRO DEL PROCESO

Uribe, quien fue presidente de Colombia entre 2002 y 2010, estaba privado de la libertad por orden de la Corte Suprema de Justicia, pero con su renuncia al Senado a mediados de agosto pasado, el político, fundador y líder del partido de derecha Centro Democrático, perdió su fuero y el caso dio un vuelco en los tribunales.

La Corte Suprema ordenó su arresto domiciliario el 4 de agosto para evitar obstrucciones a la justicia en el caso por presunto fraude procesal y soborno a testigos, que lo enfrenta desde 2012 con el senador Iván Cepeda, del partido de izquierdas Polo Democrático Alternativo, pero al perder el fuero su expediente pasó a la Fiscalía General, donde el ex presidente considera que tendrá un trato más imparcial, consigna EFE.

En la audiencia de este sábado la jueza aceptó el argumento del abogado Jaime Granados, defensor de Uribe, según el cual para que haya medida de aseguramiento con privación de libertad, por la Ley 906, es necesario que previamente se haya realizado una audiencia de imputación de cargos, lo cual no ha sucedido hasta el momento con Uribe.

NUEVO PROCEDIMIENTO

Según explicó este sábado la jueza, con la Ley 600 del 2000, que ahora rige el caso, para que haya una orden de detención es necesario que exista «una solicitud elevada por la Fiscalía General de la Nación ante un juez de garantías».

Cuando la Corte Suprema ordenó la detención de Uribe lo hizo basada en una indagatoria a la que acudió el ex presidente en octubre pasado, pero a la luz de la ley aplicable al caso, la jueza arguyó que «no es posible, ni constitucionalmente admisible, equiparar los actos de indagatoria a la formulación de imputación de cargos».

Uribe, quien participó en la audiencia virtual, manifestó su satisfacción con el fallo emitido por Salcedo mediante un breve mensaje en su cuenta de Twitter donde escribió: «Gracias a Dios».

La resolución solo resuelve la condición de Uribe, que podrá responder en libertad al caso que él mismo comenzó hace ocho años cuando demandó por supuesta manipulación de testigos a Cepeda, que en esa época preparaba una denuncia en su contra en el Congreso por supuestos vínculos con paramilitares.

Sin embargo, el magistrado instructor del caso archivó la denuncia y le abrió una investigación al ex presidente por presunta manipulación de testigos.

REACCIONES ENCONTRADAS

Este fallo favorable al ex presidente ahondó la controversia en el país sobre la figura de Uribe, y Cepeda, contraparte del proceso, señaló que sus abogados apelarán el fallo de la jueza Salcedo.

«La decisión de la juez 30 no altera mi íntima convicción de respeto por la justicia y de acatamiento a sus decisiones, no obstante no compartimos esas decisiones y vamos a apelarla», dijo Cepeda y consigna EFE.

La representante a la Cámara Katherine Miranda, del partido opositor Alianza Verde, aseguró en redes sociales que lo ocurrido con Uribe fue la «crónica de una liberación anunciada», pero se mostró respetuosa de la decisión y aseguró: «Respetar la justicia sin importar si nos gusta o no la decisión. Esa es la diferencia entre ellos y nosotros».

Mientras tanto, el partido Centro Democrático sacó un comunicado en el que señala que recibe con «respeto y esperanza» la decisión de la justicia, considerándola «un acto que marca el inicio de un nuevo camino que le permitirá demostrar su inocencia».