El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Guillermo Silva, encabezó hoy –miércoles 9 de septiembre- una nueva ceremonia en la que 76 abogados y abogadas de la Región Metropolitana prestaron juramento desde distintas dependencias del Palacio de Tribunales.

En su discurso, la autoridad se refirió a la importancia de mantener un proceso de aprendizaje constante e integrar distintas visiones de las ciencias y humanidades.
«Hoy más que nunca se nos ofrece la oportunidad y, en lenguaje casi jurisdiccional diría, se nos impone a todos los abogados y abogadas el ‘poder-deber’ de dotar de un carácter interdisciplinario al remedio que propongamos a cualquier problema que se nos presente, pues ya parece un tanto reduccionista, pensar que los actuales desafíos del abogado son estrictamente jurídicos», indicó el presidente Silva.
«Se trata de problemas sociales, que si bien nos ponen siempre en la misión de aplicar el derecho y todos los dispositivos técnicos de rigor, ello debe ir acompañado de una mirada global que procure la integridad de su comprensión y solución, incluyendo conocimientos que hasta hace poco eran privativos de otros perfiles profesionales, a fin de conocer y entender el contexto social del problema y de los efectos reales de la solución que sugerimos», afirmó la máxima autoridad judicial.