Distintos pasos sortearon en la Cámara de Diputadas y Diputados sendos proyectos cuyo objetivo es permitir que las personas que a la fecha del plebiscito constitucional del 25 de octubre sean pacientes activos de Covid-19 puedan votar, en medio de las restricciones sanitarias que rigen por la pandemia.

El primero es una reforma que modifica directamente una de las disposiciones transitorias de la Constitución que regulan la realización del plebiscito: señala que en ningún caso las medidas sanitarias de carácter general podrán afectar el proceso; y agrega a las facultades extraordinarias del Consejo Directivo del Servel una habilitación expresa para que el organismo establezca un sistema de sufragio especial no presencial.

Faculta al Servel para la dictar de normas e instrucciones para implementar un sistema de voto domiciliario, voto postal, voto por delegación u otra alternativa de voto no presencial, que tenga el respaldo de cuatro quintos de los integrantes del Consejo Directivo y en acuerdo con las autoridades sanitarias.

En el caso del plebiscito, la modalidad deberá establecerse en el protocolo que el Servel debe dictar hasta 45 días antes de la celebración, y el cual ya fue publicado el último viernes.

Esta reforma fue aprobada por unanimidad de 11 votos en la Comisión de Constitución, que la despachó a la Sala de la Cámara Baja.

Pese a ello, en la instancia el presidente del Consejo Directivo del Servel, Patricio Santamaría, reiteró la opinión del organismo de que no alcanzará el tiempo para implementar un sistema distinto para el plebiscito, y sostuvo que personalmente él tampoco había planteado la idea públicamente debido a que no existía quórum al interior del Consejo.

«Al no reunir el quórum, independientemente de cual sea mi posición personal, debo representar la posición del Consejo, y el Consejo Directivo ha estimado que no es posible improvisar algún mecanismo distinto al que existe hoy, que exige que el voto sea personal, secreto y presencial», expuso.

 

VOTO POSTAL, APROBADO EN GENERAL

Por su parte, la moción parlamentaria que modifica la ley 18.700, orgánica constitucional sobre votaciones populares y escrutinios, para habilitar el voto mediante correo para personas que, por distintas razones, tengan dificultad o imposibilidad de trasladarse al local de votación, fue aprobada en general en la Comisión de Gobierno Interior.

La iniciativa, visada este martes por siete votos a favor y seis abstenciones, había visto postergada ayer la votación de la idea de legislar para escuchar primero al gerente general de Correos de Chile, José Luis Rodríguez, lo cual ocurrió hoy, cuando explicó que igualmente su institución lleva trabajando 30 años junto al Tribunal Calificador de Elecciones y al Servel, en los diversos procesos eleccionarios del país.

Rodríguez detalló además que cuentan con personal entrenado en el tema, quienes notifican a los vocales y a los colegios escrutadores; y que en los días previos a las elecciones sus equipos retiran materiales desde y hacia las juntas electorales y los locales de votación.

«Para todos estos eventos hemos especializado a nuestros trabajadores, donde, incluso, el apoyo es voluntario ya que estos eventos se realizan los fines de semana. Es parte de la historia de Correos de Chile acompañar los procesos eleccionarios del país», destacó.

En jornadas anteriores la instancia también recibió la opinión de las autoridades del Servel y del Ministerio Secretaría General de la Preidencia (Segpres).