Una mujer interpuso ante la Corte de Apelaciones de Punta Arenas un recurso de protección, alegando que desde la AFP Modelo no se ha dado cumplimiento al mandato legal del inciso Séptimo de la ley 21.248, es decir, hacer entrega de los dineros de su fondo de capitalización, ni tampoco existe a la fecha una respuesta que responda a la lógica o a la legislación.

En el recurso, la mujer sostiene que la AFP ha sido contradictoria en sus comunicaciones, y que en su calidad de administradora, de manera ilegal y arbitraria, no se le ha permitido a ella ejercer su derecho de propiedad sobre el 10% de sus fondos previsionales. La acción judicial ya fue declarada admisible, y debería resolverse en las próximas semanas.

Se trata del caso de Alejandra Arenas Valdenegro, quien no ha podido retirar el 10% de sus fondos desde la AFP Modelo, quien tras solicitar el dinero que le corresponde le ha llegado en varias oportunidades la notificación respectiva, sin embargo, hasta la fecha no ha recibido en su cuenta el monto efectivo.

Todo comenzó el pasado 30 de julio, cuando se abrió el proceso para solicitar el retiro de los fondos desde la cuenta de cotización obligatoria, instancia en que desde un inicio la referida AFP ha presentado problemas que no permitían acceder ni solicitar el retiro indicado, siendo estas trabas de público conocimiento.

En el caso de la vecina, luego de varios intentos, logró realizar la solicitud pertinente recién el domingo 2 de agosto ante la imposibilidad técnica de efectuarlo a partir de la entrada en vigencia de la ley, debido a los inconvenientes en la página dedicada para ello de la AFP Modelo.

Tras lo anterior, recibió un correo electrónico el mismo día, en el cual se le indicaba que su solicitud había sido ingresada correctamente, que durante los próximos cuatro días hábiles se validarían sus datos y sería notificada del estado de ésta, consigna BioBioChile.

Cuatro días después, le llegó a su correo con un mensaje que decía que la petición había sido rechazada, y el motivo apuntaba a que su institución financiera tendría problemas con la información de la cuenta.

El mismo 6 de agosto, y utilizando los mismos datos entregados en la primera solicitud de retiro, volvió a presentar la solicitud, no obstante, esta vez no recibió ninguna confirmación por mensaje de texto o vía web, como sí ocurrió el cuatro días antes.

Contradicciones en las respuestas

Posteriormente, el 8 del mismo mes le llegó un mensaje desde el Banco Estado, donde se le indicaba que sería informada cuándo se haría efectivo el depósito. No es sino recién hasta el martes 18 de agosto cuando recibió un email que señalaba: “Tu solicitud de retiro de fondos ha sido aceptada”, además de indicarle cuánto sería el dinero conferido y en cuántos pagos se haría efectivo.

Al día siguiente le avisaron desde la AFP, también por mensaje de texto, que el 10% se verá reflejado en su cuenta bancaria el viernes de esa semana. Para su sorpresa, el depósito nunca se realizó en la fecha definida.

Peor fue que el jueves 20 de agosto recibió nuevamente un SMS que decía que “el dinero de tu 10% ya fue depositado y se verá reflejado en tu cuenta el próximo martes 25”, pero confusamente el domingo 23 le llegó un correo desde la administradora que afirmaba que la solicitud recién había sido aceptada y que muy pronto le comunicarían el monto y la fecha del pago.

“En algún lugar el dinero tiene que estar, pero prácticamente durante un mes desde que se inició el proceso, no ha pasado nada y me siento pasada a llevar por el sistema. Yo conozco a varias personas, de otras AFP, que no tuvieron problemas, como también afiliados a Modelo que sí pudieron retirar su dinero, y me parece una pésima señal además del cuestionamiento que ha existido en los últimos años sobre el actuar de estas entidades, es un sentir colectivo y ver estas señales me parece pésimo”, criticó la vecina afectada.

“Siento que me robaron mi plata”

Alejandra manifestó que ha existido una serie de comunicaciones contradictorias, en particular en los dos últimos mensajes que le llegaron, donde primeramente se fijó una fecha de pago (para el martes 25), lo que no ocurrió; mientras que en el último mensaje desde la AFP no hay ninguna claridad sobre la fecha cierta en la que debería de realizarse el pago.

“He visto por las redes sociales que ellos no responden, tampoco me voy a andar exponiendo a hacer filas por horas, y por lo demás son ellos los responsables cuando uno hace la solicitud siguiendo todos los pasos correspondientes. Tengo una sensación como que me robaron mi plata porque no está en ninguna parte, ni en la AFP ni en mi cuenta bancaria”, acotó, asegurando que con la crisis sanitaria se ha visto afectada en sus finanzas.