La Corte de Apelaciones de Puerto Montt acogió un recurso de protección y ordenó a una clínica veterinaria devolver a una mascota que tiene retenida desde octubre del año pasado, por una deuda que mantiene su dueña por servicios de hotelería canina.

La decisión fue tomada, de forma unánime, por la Segunda Sala del tribunal de alzada, que además fijó un plazo de tres días para que la Sociedad de Profesionales Austral Limitada entregue de regreso el animal a su familia.

La mascota que se encuentra retenida corresponde a un perro, cuyo nombre es Rocco.

En el fallo se detalla que la dueña de la mascota se retrasó en los pagos correspondientes, dejando una deuda de $250.000, la que con el paso de los meses se reajustó con intereses a $3.700.000, un monto que le exigen como condición previa a la entrega del animal.

“La conducta de la recurrida (la clínica veterinaria) importa una acción de autotutela, dejando en una precaria situación a la recurrente, quien se ha visto impedida de ejercer las facultades inherentes al dominio respecto de su perro Rocco”, señala la resolución del tribunal, que consigna Meganoticias.

La Corte añade que “la controversia debe someterse a los tribunales ordinarios de justicia” y que la clínica no ha efectuado ninguna acción judicial con el objetivo de que le paguen la deuda o de que se le permita retener a la mascota hasta que se concrete el pago.

«No puede ser excusa»

El tribunal, además, hace hincapié en que la familia de Rocco cumplió con una tenencia responsable de mascotas al dejarlo en el hotel canino al no poder tenerlo en su hogar por “trabajos en su domicilio”, y que la deuda por los servicios brindados por la clínica “no puede ser excusa para no retornarlo a su legítima propietaria”.

“Debe tenerse en especial consideración que más allá que nuestra legislación civil considere a los animales como objetos de derecho cuya titularidad recae en el ser humano, por ejemplo del derecho de dominio, no es menos cierto que la legislación nacional tiende cada vez más a la protección de aquellos, del maltrato y abuso, en especial de los animales y mascotas de compañía, como es el caso del perro Rocco”, precisa el fallo.