La Corte de Apelaciones de Santiago ordenó al Ministerio de Salud –Minsal– entregar cobertura y financiamiento de medicamento para tratar cáncer de mama.
En fallo unánime (causa rol 34.773-2020), la Sexta Sala del tribunal de alzada –integrada por las ministras Jessica González, María Rosa Kittsteimer y Gloria Solís– estableció el actuar arbitrario del Minsal al negar la entrega del medicamento Ribociclib recomendado por el médico tratante de la paciente.
«Que el hecho de no estar incluido el Ribociclib en la lista de medicamentos reconocidos en el Protocolo Nacional respecto de una enfermedad grave garantizada o de conformidad a la denominada Ley Ricarte Soto, no justifica rechazar a la paciente una posibilidad de tratamiento médico eficiente, simplemente por no formar parte de las canastas definidas por la autoridad», sostiene el fallo.
Para el tribunal de alzada: «La supuesta falta de evidencia científica esgrimida por la recurrida o por su alto costo, carecen de justificación racional, en primer lugar, porque es una realidad que, con el paso de tiempo y los avances científicos, cada año se registran y validan nuevos medicamentos, más precisos y eficientes. En segundo término, porque los antecedentes de salud fueron analizados en la Comisión Médica de un centro especializado -el Instituto Nacional del Cáncer- existiendo acuerdo para prescribir a la paciente el medicamente Ribociclib, opción terapéutica adecuada para la recurrente, de 46 años de edad, de acuerdo a su actual diagnóstico, institución que la trata desde el inicio de su patología en el año en el año 2008».
La resolución agrega: «Que la decisión adoptada por el Ministerio de Salud, al negar el financiamiento solicitado se torna arbitraria pues se sustenta en la falta de evidencia que demuestre la efectividad del medicamente, el porcentaje de sobrevida o los efectos secundarios, desatendiendo los antecedentes médicos presentados por su médico tratante y los estudios científicos acerca de los resultados del medicamente en pacientes como la recurrente (…). Además, obran en autos antecedentes médicos que permiten afirmar que esa alternativa es eficiente para la situación de salud de la recurrente»-
«(…) para la resolución de este recurso –continúa– cabe consignar que la Constitución asegura a todas las personas, en el N° 1 de su artículo 19, el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica. Además, el inciso cuarto del artículo 1° preceptúa que ‘el Estado está al servicio ´ de la persona humana y su finalidad es promover el bien común, para lo cual debe contribuir a crear las condiciones sociales que permitan a todos y cada uno de los integrantes de la comunidad nacional, su mayor realización espiritual y material posible, con pleno respeto a los derechos y garantías que esta Constitución establece'».
Asimismo, el fallo considera que: «De conformidad a lo previsto en el artículo 1 del Decreto con Fuerza de Ley Nº 1/2015, ‘al Ministerio de Salud compete ejercer la función que corresponde al Estado de garantizar el libre e igualitario acceso a las acciones de promoción, protección y recuperación de la salud y de rehabilitación de la persona enferma, así como coordinar, controlar y cuando corresponda, ejecutar tales acciones'».
«Las circunstancias de esta causa, revisten la suficiente razonabilidad para concluir que se está infiriendo a la reclamante un daño grave y significativo al no cubrir el financiamiento del medicamento prescrito, afectando con ello el derecho fundamental reconocido en el artículo 19 Nº 1 de la Carta Fundamental, frente a lo cual corresponde otorgar la indispensable defensa, adoptando las medidas necesarias y conducentes a restablecer el imperio del derecho que en este caso se traduce en que el Ministerio de Salud otorgue a la recurrente la cobertura y financiamiento solicitada en relación a la droga indicada, por los ciclos que el médico prescriba y en el porcentaje procedente», añade.
Por tanto, se resuelve que: «se acoge el recurso deducido en favor de doña JACQUELINE CARREÑO ESPINOZA y se dispone que la recurrida MINISTERIO DE SALUD debe otorgar a la recurrente financiamiento respecto del medicamento RIBOCICLIB de acuerdo a la prescripción y por el tiempo que determine su médico tratante».