La ministra encargada de asuntos de género y no discriminación de la Corte Suprema, Andrea Muñoz, participó de una sesión especial del Senado que se realizó con el fin de abordar la grave situación de violencia de género  que afecta a las mujeres, cómo ha impactado la pandemia del Covid-19  este escenario y las medidas institucionales, legales y administrativas necesarias para su erradicación.

Al encuentro, encabezado por la presidenta de la corporación, senadora  Adriana Muñoz,  asistieron también el Fiscal Nacional, la ministra de la Mujer y Equidad de Género y  representantes de instituciones y  organismos  de la sociedad civil que promueven y defienden los derechos de las mujeres.
En su intervención, la ministra Muñoz se refirió al trabajo efectuado por el Poder Judicial en materia de Igualdad de Género y No Discriminación, entre las cuales se encuentra la aprobación de una política en 2018, la instalación  de una Secretaría Técnica, la creación de un consejo consultivo a nivel nacional y de comités locales en las 17 jurisdicciones del país.
En este contexto, destacó  la elaboración de un protocolo para  denuncias, procedimientos  y sanciones en casos de acoso sexual al interior de la institución y la publicación de un cuaderno de buenas prácticas para juzgar con perspectiva de género. «Lo que se pretende en forma declarada es incorporar perspectiva de género en todo el quehacer  del Poder Judicial y eso implica en la línea interna y en su labor de impartir justicia» señaló la ministra Andrea Muñoz.
Violencia de género
Respecto al trabajo de los tribunales durante esta contingencia sanitaria, la magistrada indicó que desde los inicios de la pandemia, la Corte Suprema  se preocupó de dictar normas que permitieran la continuidad del servicio de justicia y el resguardo a todas las personas que necesitaban especial protección por su situación de vulnerabilidad. En esa línea, destacó el Acta N° 53, que  «relevó  especialmente la necesidad de que los jueces estuvieran alertas y atentos a los temas de violencia de género y de violencia en contra de NNA en esta situación de pandemia».
Agregó que en esta acta, se instruyó especialmente  a los jueces de familia a renovar y prorrogar las medidas cautelares en todas aquellas causas en que se hubiesen dictado  y a los juzgados penales a coordinarse con las fiscalías para  establecer medidas que permitieran brindar seguridad y protección a las mujeres.
Asimismo  resaltó  la creación de un protocolo para  acceder a canales de denuncia en materia de violencia intrafamiliar,  que de manera virtual  o presencial  permita a la víctima hacer  recurrir al tribunal y que este  adopte  las medidas de protección necesarias.
Finalmente, la ministra Muñoz manifestó que si bien se han presentado desafíos que requieren soluciones aún más efectivas, «se nos ha abierto una puerta muy importante para  incentivar con más fuerza aún la coordinación interinstitucional».