El ministro vocero de La Moneda, Jaime Bellolio, envió las condolencias de parte del Gobierno a la familia de Ámbar Cornejo, la adolescente de 16 años cuyo cuerpo apareció hoy en la vivienda de la pareja de su mamá en Villa Alemana, tras estar ocho días desaparecida.

Hasta ahora Hugo Bustamente permanece detenido como sospechoso del asesinato de la menor, luego de que la mamá lo sindicara como el autor del crimen. Él permanecía con libertad condicional desde 2016 tras haber sido condenado a 27 años de cárcel -solo estuvo once en la cárcel- por el asesinato de su entonces pareja y el hijo de nueve años de ella.

Ante eso el secretario de Estado aseguró que la situación «para quienes son padres y madres, saben lo desgarrador que es, por el solo hecho de pensar aquello». «Le enviamos nuestras más sinceras condolencias a su familia, a las personas que el amaban y a toda la comunidad de Villa Alemana», declaró Bellolio.

Asimismo anunció que la intendencia de Valparaíso, a nombre del Gobierno, presentará una querella criminal y «esperamos las mayores penas por parte de los tribunales de justicia», consigna Emol.

 

Ley de libertades condicionales

Respecto a la legislación que permitió que Bustamente pudiera quedar con libertad condicional, según lo determinó la Corte de Apelaciones de Valparaíso el año 2016, el ministro vocero anunció una «revisión» de ella. El secretario de Estado recordó que «durante este Gobierno nosotros hicimos una revisión a la ley que permite las libertades condicionales y esa ley derogó el inciso que permitió que este criminal asesino estuviera libre», consigna Emol.

Sin embargo planteó que «este hecho obviamente nos hace volver a revisar legalmente qué es lo que ocurre con las libertades condicionales». Así el vocero fue categórico al señalar que «no es aceptable que un criminal, que asesinó, no una sino que dos veces, esté libre».

«Por lo mismo-continuó el ministro- también le daremos prioridad a un proyecto que ya había sido ingresado por este Gobierno, que tiene que ver con las rebajas de condenas, para endurecerlas».

El ministro insistió en que «nosotros sentimos muchísimo, este es un dolor desgarrador para su familia, para las personas que la querían y como Gobierno queremos decirles también que lo sentimos mucho».