Por 141 votos a favor, 4 en contra y 5 abstenciones, la Sala de la Cámara de Diputados aprobó en general y particular esta tarde la reforma constitucional que permite al Banco Central comprar y vender bonos de la Tesorería en el mercado secundario abierto, en circunstancias excepcionales y en forma transitoria. Con esto, la iniciativa culminó su último trámite legislativo y fue despachado a ley por el Congreso, por lo que solo cabe esperar su promulgación.

Durante su discusión ayer, en la comisión de Constitución de la Cámara, y en donde logró un respaldo unánime, el presidente del Banco Central, Mario Marcel, recalcó que los dos objetivos de la entidad son la estabilidad de la moneda y la preservación de los pagos internos y externos. Asimismo, agregó que, gracias a la Tasa de Política Monetaria (TPM) de 0,5% nominal que mantiene el país, se ha podido consolidar una política monetaria expansiva, que se traduce en la baja y estable inflación.

En tanto, durante su intervención en la sesión de hoy, el ministro de Hacienda, Ignacio Briones, dijo que el proyecto «es bien relevante» y valoró el «buen nivel del debate» que se ha generado en torno a él. «Este proyecto es atípico (…) precisamente porque vivimos momentos excepcionales. El norte de este proyecto dice estricta relación con facultar al BC para que en apego al mandato que éste tiene, que es velar por el buen funcionamiento de los pagos interno y externos, tenga una facultad extraordinaria y excepcionalísima, además de transitoria, para poder adquirir en el mercado secundario títulos de deuda pública», explicó y consigna Emol.

Respecto a lo anterior, Briones dijo que «está la tentación de pensar que esta es una prerrogativa para financiar al Fisco, es decir para cubrir vía emisión de dinero los déficit fiscales. Pero éste no es el objetivo de este proyecto».

«No es el objetivo de este proyecto porque si hay algo que la historia económica mundial nos enseña es que esta práctica de monetizar los déficit fiscales es una política nefasta en sus consecuencias», remarcó exponiendo que un resultado sería la inflación y que el objetivo central del Banco Central es la estabilidad de los precios.

Asimismo, Briones celebró la autonomía del ente rector y su «actuar riguroso, responsable y profesional», por lo que insistió en que dicha autonomía se perdería si se da la posibilidad al Banco Central de financiar directamente al Fisco. «Por eso este proyecto es explícito en señalar que lo que se permite acá es en situaciones excepcionalísimas y de forma transitoria adquirir bonos de Tesorería en el mercado secundario y lo quiero subrayar», expresó marcando la diferencia con lo que sería vender en el mercado primario.