El Juzgado de Letras de Panguipulli, en la región de Los Ríos, acogió una demanda contra un contrato de arrendamiento por 99 años que tenía la Diócesis de Villarrica a una retazo de terreno de una familia indígena en Coñaripe, ordenando devolver las tierras.

La demanda acogida comenzó su trámite en 2016 e iba en contra de un contrato pactado en 1989 entre el Vicariato Apostólico de la Araucanía, actual Diócesis de Villarrica, y la familia Antimilla Caupan.

Es una hijuela de una hectárea y media, por la cual el organismo religioso había pagado por una sola vez 70 mil pesos por el arriendo de 99 años del predio, contrato que además contenía una promesa de venta, que se haría efectiva transcurridos 20 años, estando ya pagada con el mismo dinero cancelado.

A juicio de la abogada demandante Viviana Soto, esto como en otros casos similares, constituyeron una especie de fraude a la ley, debiendo devolverse el terreno a la familia mapuche, consigna BioBioChile.

Según la abogada, a través de esta fórmula de arrendamiento y compraventa muchos mapuches fueron despojados de sus tierras, tema que ya está prohibido por la actual ley indígena, como también lo suscribe la Corte Suprema.