El Senado aprobó, en general, la reforma constitucional que reserva escaños a representantes de los pueblos originarios en la integración del órgano constituyente, de aprobarse el cambio de Constitución en octubre.

El proyecto obtuvo un amplio respaldo en la Cámara Alta al recibir 34 votos a favor, cuatro en contra y cuatro abstenciones.

La iniciativa ahora volverá a la Comisión de Constitución del Senado para su análisis en particular donde se definirá el guarismo.