Con el recuerdo de anécdotas, historias que reflejan su calidez humana y afectuosos saludos,  se llevó a cabo la emotiva despedida del magistrado del Juzgado de Letras y Garantía de Quirihue, Fernando Tarbes Pino, quien se acogió  a retiro luego de prestar servicios durante 37 años en el Poder Judicial.

La cita, desarrollada de forma virtual, reunió a ministros y relatores de la Corte de Apelaciones de Chillán, además de una veintena de jueces y secretarios de los tribunales de la jurisdicción, pertenecientes a la Asociación de Magistrados, quienes destacaron su trayectoria y evidenciaron su cariño al juez Tarbes.

El presidente del tribunal de alzada, Guillermo Arcos, expresó su afecto al manifestar que «hoy debes decir adiós al Juzgado, nuestra segunda casa, al cual le dedicaste gran parte de tu vida, y asumir nuevos desafíos, pero sin olvidar el pasado, del cual debes sentirte orgulloso, pues siempre fuiste un juez honesto, recto y humano, reconocido por todos tus colegas y la comunidad», señaló.

La jueza (s) del Segundo Juzgado Civil de Chillán, Alejandra Cruz Vial, no escondió su emoción, ya que «compartí con él en mi primer trabajo en Chillán y fue una experiencia súper linda, una relación de apoyo, cariño y enseñanza, sentí el apoyo y solo puedo decir que es una persona muy valiosa, comprensivo, cercano», recalcó.

En la misma línea, Gonzalo Inda, secretario del Primer Juzgado Civil de la capital regional, también recordó sus inicios en el Poder Judicial donde coincidió con el magistrado Tarbes Pino. «Tus colegas y amigos durante tantos años queremos desearte toda la suerte en esta etapa de vida y queremos agradecer profundamente cada uno de los momentos compartidos junto a ti y cada una de las enseñanzas que nos has dejado», expresó.

Desde la Asociación de Magistrados, Roxanna Salgado, miembro de la directiva y jueza del Juzgado de Letras del Trabajo calificó al magistrado Tarbes como «un gran gremialista, aportó mucho a la Asociación Regional, siempre participó en las actividades que pudo y le deseo mucha suerte, y lo mejor en esta nueva etapa».

De este modo los magistrados se despidieron coincidiendo en destacar la honestidad, calidez y sensibilidad del juez Tarbes quien ingresó al Poder Judicial el 23 de junio del año 1983 como secretario del Juzgado de Letras y Garantía de Coelemu para luego, el 4 de abril de 1990 asumir como juez del Juzgado de Letras y Garantía de Quirihue, donde trabajó durante más de 20 años.