El pleno del Tribunal Constitucional (TC) acordó la creación de un consejo de expresidentes, la realización de una jornada de reflexión, y la integración de los comités de ministros, con el objetivo de superar los “problemas internos” y analizar los casos de presunta corrupción en el organismo.

Expertos señalaron que el TC se estaría desprestigiando por las discusiones entre sus miembros y la debilidad para frenar proyectos que serían inconstitucionales.

Con el objetivo de revisar las propuestas del comité de crisis y superar los problemas internos, el Tribunal Constitucional realizó un pleno extraordinario.

En la instancia se discutieron tres grandes temas: el funcionamiento del tribunal, el desarrollo de los plenos y la relación con los medios de comunicación social.

De esta manera, se aceptó la creación de un consejo integrado por los expresidentes del TC, para que presten asesoría de manera permanente; además de la realización de una jornada de reflexión, y la integración del comité de ministros para facilitar el cumplimiento de tareas.

El profesor de Derecho de la Universidad Autónoma, Pablo Contreras, valoró el avance, pero dijo dudar que estas medidas impacten en el prestigio y confianza del organismo.

El docente de la Facultad de Derecho de la Universidad Diego Portales, Domingo Lovera, señaló que el TC tiene mala prensa, por las discusiones internas y calificó como innecesaria la creación de un consejo de expresidentes, porque podría existir una mayor intromisión.

El académico y director del Departamento de Derecho Público de la Usach, Luis Bobadilla, dijo que para mejorar la comunicación el TC deberá tener “coraje” para declarar inconstitucional los proyectos que no se apeguen a la Carta Fundamental, consigna BioBioChile.

Este pleno del TC estuvo marcado por las últimas declaraciones de la presidenta del tribunal, María Luisa Brahm, quien intervino en la polémica del Gobierno y el Congreso, con un llamado a respetar la Constitución.

Además, el organismo, y específicamente el comité de crisis, aún no se refieren de forma concluyente a las denuncias que formuló Brahm, ex colaboradora de Sebastián Piñera, sobre presunta corrupción en el organismo.