Abogados, arquitectos, ingenieros y funcionarios públicos. Esos fueron algunos de los ciudadanos que ayer participaron de una inédita sesión abierta del Consejo de Alta Dirección Pública (CADP), hito que marcó el fin del periodo de audiencias que abrió el organismo para definir, el próximo 30 de junio, el monto en que serán rebajadas transitoriamente las remuneraciones de parlamentarios y ministros de Estado, según les encomendó el propio Congreso.

Tal como ocurrió en el Parlamento y entre expertos que han hecho sus aportes al debate, los ciudadanos también se dividieron entre quienes consideran necesaria una rebaja sustancial de las remuneraciones y quienes, por el contrario, advierten que esto podría conllevar graves problemas para el servicio público, consigna La Tercera.

Finalizada esta etapa, el próximo martes los consejeros deberán entregar su resolución, la que, dicen desde el consejo, esperan zanjar de manera unánime. Sin embargo, en el caso de que haya diferencias, la decisión se definiría por una mayoría simple.

Las otras propuestas

Entre quienes expusieron ante el CADP hubo propuestas muy dispares sobre el porcentaje de reducción de dietas.

Algunos, como el exconsejero del CADP Mario Waissbluth, llegaron a recomendar una reducción de un 1%, bajo el argumento de los efectos que podría traer para la función pública. Otros, como Carlos Williamson, plantearon que no debería ser mayor al 10%. En tanto, el académico Nicolás Grau propuso reducir entre un 54% y un 70%.

Además, el exministro de Hacienda Rodrigo Valdés (PPD) advirtió sobre las consecuencias que podría traer una reducción sustantiva, mientras que el consejero del Servel, Alfredo Joignant, propuso anexar los sueldos de los parlamentarios a su asistencia al Congreso.