Un juez de Australia dejó este martes visto para sentencia el juicio sobre la petición de extradición de la chilena Adriana Rivas, presunta torturadora durante la dictadura Pinochet, tras una vista única celebrada hoy.

El magistrado Philip Stewart, del Tribunal Local del estado de Nueva Gales del Sur, determinó el próximo 27 de julio la vista para anunciar su fallo, según informó a la agencia Efe la abogada Adriana Navarro, representante legal de un grupo de familiares de las víctimas de la ex secretaria de Manuel Contreras.

La vista, en la que Rivas compareció por video conferencia desde un centro penitenciario en las afueras de Sidney, se centró en asuntos «técnicos» y en las objeciones presentadas por la defensa de Rivas sobre la autenticidad de los documentos presentados en la solicitud de extradición y las órdenes de detención, entre otros documentos, según explicó Navarro y cosigna EFE.

Chile realizó la solicitud de extradición de Rivas originalmente en 2014, aunque después tuvo que ser modificado varias veces, por los casos de siete detenidos y desaparecidos afiliados al PC en la década de los setenta. Las víctimas forman parte de los casos «Conferencia I y II», dos operaciones clandestinas emprendidas en 1976 para eliminar la cúpula del Partido Comunista de Chile, así como el caso anexo de la muerte de Reinalda Pereira, según explicó la letrada.

En estos operativos habría participado la brigada de exterminio Lautaro de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA), de la que presuntamente formaba parte de Rivas. Está acusada de haber participado en el «secuestro agravado» de Víctor Díaz, quien fuera subsecretario del Partido Comunista de Chile, en 1976, así como los de Fernando Navarro, Lincoyán Berríos, Horacio Cepeda, Juan Fernando Ortíz, Héctor Veliz, y Reinalda Pereira, quien estaba embarazada de su primer hijo en el momento de su detención.