Este lunes la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento del Senado continuará con el estudio en particular del proyecto que modifica el Código Penal para sancionar el incumpliento de la cuarentena u otra medida preventiva dispuesta por la autoridad sanitaria en tiempos de epidemia o pandemia.

Se espera que en la sesión de hoy los parlamentarios definan las sanciones para quienes organicen eventos públicos en estos casos.

Ese es uno de los pocos temas que aún falta por definir, puesto que la semana pasada la comisión ya aprobó varias disposiciones para sancionar a quienes no respeten el confinamiento o medidas sanitarias, estableciendo hasta tres años de cárcel y una multa de hasta 200 UTM (más de 10 millones de pesos) para los infractores.

De esta manera, se contempla un techo más alto de la sanción, pues antes se consideraba una pena de presidio mayor en su grado mínimo (de 61 a 540 días).

El senador Víctor Pérez (UDI), integrante de la comisión, explicó a Cooperativa que «el rango de las multas es más amplio para que el juez tenga un amplio campo de acción para aplicarlas, porque puede que en un determinado momento él llegue a la idea de que la conducta de una persona no es para delito de cárcel, pero sí tiene un significado de sanción y, por lo tanto, va a valorar los hechos».

Una sanción similar tendrán aquellos que teniendo autoridad para disponer el trabajo de un subordinado, los obliguen a trabajar presencialmente cuando éste se encuentre en cuarentena o aislamiento sanitario obligatorio decretado por la autoridad pública. En estos casos, el castigo será de hasta tres años de presidio y una multa de 10 a 200 UTM (500 mil a 10 millones)  por cada trabajador obligado.

Del mismo modo, la comisión aprobó una norma que sanciona a los que a sabiendas de que están enfermos y con el ánimo de contagiar, salen a la calle.

Los integrantes de la instancia dejaron pendientes para hoy la revisión de una norma que sancione a los organizadores de eventos públicos, pues, tal como estaba redactado el artículo del proyecto, sus efectos podían ser tan amplios que el solo hecho de crear un grupo de Whatsapp podría ser considerado como sancionable.

«Ha habido una discusión importante para precisar qué ocurre con aquellas personas que convocan a eventos o a fiestas», expresó el presidente de la comisión, el senador Alfonso de Urresti (PS), quien puso como ejemplo la fiesta clandestina que se realizó a principios de mayo pasado en un galpón de Maipú con más de 400 participantes.

GOBIERNO ESPERA APROBACIÓN ESTA SEMANA

El ministro del Interior y Seguridad Pública, Gonzalo Blumel, dijo ayer domingo que espera que el proyecto «se apruebe esta semana».

«Vamos a seguir aumentando el esfuerzo, aumentando los controles, querellándonos y esta semana, perdón que haga hincapié en este punto, tiene que pasar algo muy importante, que el Senado despache la ley que aumenta las penas, las sanciones para quienes infrinjan la norma sanitaria», señaló el jefe de gabinete en entrevista con T13.

«Va a haber prisión efectiva, van a subir las multas y va a haber trabajo comunitario», destacó Blumel.

Están participando en el análisis de esta iniciativa el Ministerio Público y la Defensoría Penal Pública.