La oposición demócrata en EE.UU. presentó el lunes un ambicioso proyecto de ley para reformar las tácticas de la Policía que han resultado en violencia contra las minorías, aunque se toparon con el escepticismo del Presidente estadounidense, Donald Trump, que insistió en su lema electoral de «ley y orden».

La iniciativa, impulsada por los congresistas afroamericanos del Caucus Negro del Congreso, busca responder a la abrumadora indignación popular que ha desatado el homicidio de George Floyd a manos de un policía blanco en Minneapolis (Minnesota) en mayo pasado, junto a otros ejemplos recientes de racismo y violencia policial.

«El mundo no debería ser testigo nunca más de lo que vimos en las calles de Minneapolis: el asesinato lento de una persona por parte de un policía uniformado», subrayó la presidenta del Caucus Negro, la demócrata Karen Bass, al presentar el proyecto en una rueda de prensa junto a una veintena de legisladores y líderes de su partido.

 

Veto a la táctica que mató a George Floyd

Titulada «ley de justicia en las tácticas policiales», la propuesta vetaría que los agentes agarren del cuello para dificultar la respiración a las personas que detengan, una maniobra que acabó con la vida de Floyd y que muchos departamentos policiales de EE.UU. ya han prohibido, pero aún sigue sin regular en parte del país.

Además, la legislación prohibiría en algunos casos -los relacionados con el narcotráfico a nivel federal- el uso de órdenes judiciales para allanar viviendas sin llamar a la puerta, una táctica que usaron los agentes que mataron a tiros en marzo pasado a la afroamericana Breonna Taylor en Louisville (Kentucky).

El proyecto de ley también facilitaría las demandas a aquellos agentes que hieran o maten injustamente a ciudadanos, al determinar que pueden procesarse aquellos casos en los que los policías actuaran con «negligencia», en lugar de con «intencionalidad», como indica ahora el estatuto criminal federal.

Asimismo, crearía una base de datos nacional para evitar que los policías expulsados por conducta negligente puedan incorporarse sin problemas a los departamentos de seguridad de otras localidades, y limitaría la transferencia de equipos de categoría militar a las fuerzas de seguridad estatales y locales.

«El martirio de George Floyd ha generado un cambio en el mundo», aseguró la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, luego de protagonizar un acto en el que varios legisladores se arrodillaron durante 8 minutos y 46 segundos, el tiempo que George Floyd estuvo retenido, consigna EFE.

La parlamentaria prometió que se asegurará de que la entidad que lidera, controlada por los demócratas, apruebe cuanto antes el proyecto. Sin embargo, no será fácil convencer al Senado, en manos republicanas, de que haga lo mismo; y el proyecto necesitaría en último término la firma de Trump, quien no ha expresado ninguna simpatía por la idea de reformar las tácticas policiales.

 

El rechazo de Trump

En tuits y declaraciones a la prensa en la Casa Blanca, el Presidente estadounidense acusó a los demócratas de «querer quitar fondos y abandonar a nuestra Policía», a pesar de que el proyecto de ley no aborda el tema del financiamiento de los departamentos policiales. «No vamos a quitar fondos a nuestra Policía. No vamos a desmantelar a nuestra Policía», subrayó Trump, quien repitió en Twitter su lema electoral de «ley y orden», consigna EFE.

El Mandatario intentaba así atar a los demócratas a la petición por la que más ha clamado el movimiento «Black Lives Matter» («Las vidas negras importan») y muchos de los progresistas que se manifiestan estos días EE.UU.: la de «quitar fondos a la Policía» («Defund the Police»), reducir su presupuesto e invertirlo en las comunidades. La vocera de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, dejó claro este lunes que Trump rechaza esa idea y trató de perfilar a los demócratas como radicales que apoyan «eliminar las capas de protección» a la ciudadanía, además de asegurar que «la mayoría de los policías» hacen un buen trabajo.

McEnany dijo que Trump no ha visto todavía el texto de la iniciativa presentada por los demócratas, pero opinó que contiene algunos puntos «inaceptables» como la provisión que facilitaría las demandas contra agentes de Policía que cometan negligencias. Mientras, el virtual candidato demócrata a la Casa Blanca, el ex vicepresidente Joe Biden, se reunió en privado con los familiares de Floyd en Houston (Texas); y el policía acusado de matarlo, Derek Chauvin, compareció por primera vez ante una jueza, que le fijó una fianza de 1,25 millones de dólares.