La Corte Suprema acogió recurso de amparo y ordenó la suspensión del procedimiento y la internación provisoria en un centro especializado de imputado que presenta enajenación mental.

En fallo unánime (causa rol 63.051-2020), la Segunda Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Carlos Künsemüller, Haroldo Brito, Manuel Antonio Valderrama, Jorge Dahm y Leopoldo Llanos– revocó la sentencia recurrida, dictada por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, que rechazó la acción constitucional de amparo.

«Que según se desprende del mérito de los antecedentes en la especie concurren los requisitos exigidos por el artículo 458 del Código de Procesal Penal, pues existen antecedentes suficientes que permiten presumir la inimputabilidad por enajenación mental del amparado», afirma el fallo.

La resolución agrega que: «asimismo, de la revisión de los autos se colige que respecto del amparado se cumplen las exigencias previstas en el artículo 464 del Código de Procesal Penal, toda vez que la insuficiencia en sus facultades mentales hace temer que atentara contra sí o contra terceros».

Por tanto, se resuelve que: «se revoca la sentencia apelada de veintidós de mayo de dos mil veinte, dictada por la Corte de Apelaciones de Valparaíso, en el Ingreso Corte N° 63051-2020 y en su lugar se dispone:

1-. La suspensión del procedimiento en los términos del artículo 458 del Código de Procesal Penal;
2-. La internación provisional del amparado Rodrigo Heriberto Araki Rojas en un centro asistencial adecuado, que dispondrá el Juez de Letras y Garantía de Isla de Pascua, dejándose sin efecto, en consecuencia, la medida cautelar de prisión preventiva que pende sobre éste.
Comuníquese lo resuelto a Gendarmería de Chile y al Juzgado de Garantía de Isla de Pascua».