La Corte Suprema confirmó la extradición a Francia de Nicolás Zepeda, el único acusado por la desaparición y presunto homicidio de su expareja Narumi Kurosaki.

La decisión de la Suprema fue realizada en fallo unánime y tras su arribo al país extranjero, iniciará el juicio en su contra que determinará su presunta responsabilidad en el hecho.

El director de la Unidad de Cooperación Internacional y Extradición de la fiscalía, Antonio Segovia, representante de Francia en Chile, se manifestó conforme con la decisión, indicando que ahora lo que corresponde es la notificación de la sentencia para realizar las coordinaciones para el traslado.

El estado francés afirma que el supuesto crimen ocurrido en diciembre de 2016 fue premeditado y que Zepeda habría asfixiado a su exnovia.

Ambos mantuvieron una relación sentimental de casi un año, pero después de su separación y de mantenerse distanciados, ella había iniciado un nuevo noviazgo con un estudiante francés.

Esa nueva relación de la joven habría detonado los celos de Nicolás Zepeda, quien habría viajado especialmente desde Chile para cometer el crimen, de acuerdo a la investigación de la justicia de Francia.

Hasta el momento persiste el misterio respecto de la ubicación del cuerpo de Kurosaki.

En octubre de 2019 concluyó la investigación de la fiscalía francesa en relación al caso de Narumi Kurosaki. En una conferencia de prensa Etienne Manteaux, fiscal de Besançon, la localidad en la que desapareció Narumi, declaró que “estos 34 meses de investigación justifican el pedido de extradición de Nicolás Zepeda para que comparezca ante el tribunal de Besançon por el asesinato de Narumi Kurosaki, cometido en la mañana del 5 de diciembre de 2016″.

El director de la Unidad de Cooperación Internacional y Extradición de la fiscalía, Antonio Segovia, resumió los argumentos en representación de Francia, señalando que “nosotros (…) estamos convencidos con los antecedentes que ha aportado el Estado requirente, en este caso la República Francesa. Hay antecedentes suficientes para entender que hay elementos para acreditar la participación de Nicolás Zepeda en la muerte de Narumi Kurosaki y por lo tanto procede el pedido de extradición”, consigna BioBioChile.

Narumi Kurosaki, 21 años, vivía en el campus universitario de Besançon. Fue vista por última vez la noche del 4 de diciembre de 2016. Pese a intensas búsquedas, su cuerpo nunca fue hallado.