El Senado admitió el trámite del proyecto de ley presentado por parlamentarios de oposición que busca eliminar el sistema de AFP, creando en su reemplazo uno que sería administrado por el Estado.

En concreto, la iniciativa busca derogar el decreto ley 3.500, en donde se establece la creación de las Administradoras de Fondos de Pensión, a través de una reforma constitucional que establece que las atribuciones para legislar en materia de seguridad social serán compartidas entre el Presidente y el Congreso Nacional.

La iniciativa fue firmada por la senadora Yasna Provoste (DC) y sus pares Alejandro Navarro (PRO), Alfonso de Urresti (PS), Carlos Bianchi (IND), y Juan Ignacio Latorre (RD).

Cambio en la técnica legislativa

Respecto a la iniciativa, el senador Navarro sostuvo que «tras diversos intentos a lo largo de los años, hace algunos días decidimos cambiar la técnica legislativa y pasar de un Proyecto de Ley que derogaba el Decreto 3.500, poniendo fin a las AFP, a una Reforma Constitucional, que también elimina el nefasto decreto pero además, introduce 12 nuevos artículos y un nuevo capítulo a la Constitución».

Incorporación de las Fuerzas Armadas

Tras esto, el legislador sostuvo que «esperamos por tanto que esta reforma constitucional que crea un nuevo sistema público y solidario de pensiones, y que establece la obligación del Estado de administrar el sistema de pensiones, incorporando también a las Fuerzas Armadas, sea debatida y aprobada primeramente en la Comisión de Constitución».

Finamente, el parlamentario realizó un llamado a la ciudadanía: «Salieron 2 millones de personas a exigir un nuevo sistema de pensiones, sentimiento popular que se hizo aun mas fuerte tras el estallido social y esta crisis sanitaria por el Coronavirus, pues todos entienden que es fundamental tener pensiones dignas de calidad, y es la propia gente quien debe hacer presión con sus parlamentarios, exigirles que aprueben este proyecto lo más pronto posible y así poner fin de una vez por todas a las nefastas AFP y sus jubilaciones de miseria”, consigna BioBioChile.

Estos son los principales puntos del proyecto:

  • La Pensión Básica Universal, será equivalente al Salario Mínimo Garantizado.
  • El Sistema de Pensiones Solidarias, será financiado de manera tripartita, con igual contribución del trabajador y el empleador. El aporte estatal, será definido en la ley de presupuesto, de manera trianual.
  • Se restituye el aporte patronal, que será equivalente al aporte del trabajador. Este aporte deberá alcanzar un nueve por ciento y se incrementará gradualmente de manera proporcional hasta el año 2026.
  • Se deberá efectuar una contribución tripartita, del tres por ciento, destinada a financiar el Seguro Social Nacional, destinados, a financiar los aportes adicionales, de las pensiones, de invalidez, sobrevivencia, lagunas previsionales, de cesantía.
  • Se crea el Instituto de Seguridad Social de Chile, organismo público descentralizado, dotado de personalidad jurídica y patrimonio propio.
  • Las Administradoras de Fondos de Pensiones, contempladas en el decreto ley 3.500 de 1980, podrán seguir administrando el ahorro previsional voluntario, el ahorro previsional voluntario colectivo y cualquier instrumento de ahorro voluntario complementario.
  • Los fondos de las cuentas de capitalización individual, administrados por las Administradoras de Fondos de Pensiones, a la fecha de la entrada en vigencia de esta ley, seguirán siendo propiedad de los trabajadores, debiendo ser traspasados al Instituto de Seguridad Social de Chile.