La Corte de Apelaciones de San Miguel declaró admisible la querella presentada por los carabineros formalizados por abuso sexual agravado y tortura en contra del estudiante de Medicina Josué Maureira al interior de la 51ª Comisaría de Pedro Aguirre Cerda.

La acción judicial va dirigida contra los fiscales que resulten responsables del delito de obstrucción a la justicia.

Esto porque los querellantes acusan a los persecutores de ocultar, alterar o destruir antecedentes o documentos que permitirían establecer la existencia o inexistencia de un delito.

Además, en la querella se pide citar a declarar al fiscal nacional, Jorge Abbott; a Héctor Barros, de la Fiscalía Sur; y a otros persecutores, consigna Cooperativa.

Esta indagatoria tendrá que estar a cargo de un fiscal regional designado por el propio Abbott.

Los funcionarios están formalizados por el caso registrado en los primeros días del estallido social: Maureira fue detenido en un supermercado de la mencionada comuna y luego fue trasladado a la comisaría, donde acusa que se produjeron los hechos.