La Comisión de Educación de la Cámara de Diputados despachó a la Sala el proyecto que suspende el pago de aranceles en las instituciones de educación superior.

La discusión en particular de la iniciativa que también frena momentáneamente los derechos de matrícula de las casas de estudio, en el periodo de Estado de Catástrofe por la pandemia, comenzó este martes y su tramitación terminó hoy miércoles en la comisión respectiva.

Se hicieron varias modificaciones y se dejaron fuera algunas indicaciones por ser consideradas inconstitucionales. Entre lo relevante que se aprobó está que las universidades deberán elaborar un plan de medidas de apoyo a los estudiantes donde exista un menoscabo en la situación financiera. Se impide cobro de intereses o multas, también sanciones y condiciones para dar prestaciones a los estudiantes.

La iniciativa establece como un derecho de los estudiantes beneficiados con la suspensión, que la suma adeudada por los aranceles y matrícula sea prorrateado en, al menos, 24 cuotas iguales y mensuales, que no podrán generar intereses o multas por mora.

Además, el Ministerio de Educación deberá abrir un nuevo plazo de postulación a beneficios estudiantiles durante el segundo semestre, para quienes acrediten un menoscabo en sus ingresos familiares. Esto a pesar del rechazo que manifestó en la sesión el subsecretario de Educación, Juan Eduardo Vargas.

Se avanzó también en que estudiantes con problemas económicos asociados a la pandemia podrán solicitar la suspensión del año académico, con la exención de cargos adicionales en relación con el avance académico semestral.

Finalizando la sesión, el Gobierno solicitó la reserva constitucional de la mayoría de las indicaciones despachadas, en voz de la jefa del Departamento Jurídico de la Subsecretaría de Educación, María Fernanda Bradie, lo que fue cuestionado por el diputado socialista, Juan Santana, uno de los autores de la iniciativa, consigna BioBioChile.

La presidenta de la Comisión, la diputada del Partido Comunes, Camila Rojas, dijo que se logró mejorar el proyecto, aunque lamentó la actitud del Ejecutivo con las indicaciones.

Ahora el proyecto pasa a la Sala de la Cámara de Diputados y debe determinar si pasa o no a la comisión de Hacienda, por considerar los parlamentarios oficialistas y el Gobierno, tal como lo decía el subsecretario, que genera un gasto no contemplado en el presupuesto de este año, que calculan supera los 100 millones de dólares.