Ayer partieron los alegatos en la justicia ambiental en el marco de las acciones legales que buscan anular la resolución de calificación para el proyecto GNL Talcahuano.

Los argumentos de fondo tienen que ver con los efectos negativos para el medio ambiente y la actividad económica, los que no habrían sido considerados en el Estudio de Impacto.

Las audiencias remotas ante el Tercer Tribunal Ambiental de Valdivia fueron programadas previo al fallo que deberá pronunciarse sobre las presentaciones que hicieron agrupaciones ambientalistas, pescadores artesanales e incluso la Cámara de Comercio de Penco, impugnando la importación de gas natural desde el Bío Bío.

La solicitud de todos es que la justicia ambiental revoque la aprobación del proyecto energético, variando sólo en los antecedentes esgrimidos como fundamento, y que van desde el análisis no evaluado de la ubicación de GNL Talcahuano cerca del Aeropuerto Carriel Sur a la supuesta contaminación que generará el terminal en la Bahía de Concepción, consigna BioBioChile.

Por ello, pescadores artesanales de Penco, representados por el abogado Andrés Durán, denuncian no haber sido considerados en el proceso de participación ciudadana y por eso la petición para revocar la resolución de calificación ambiental.

Lo que deberá resolver después de escuchados los alegatos el Tribunal Ambiental es si se mantiene o revoca la aprobación para que GNL Talcahuano reciba el gas que deberá después distribuir a la región, explicó la abogada de la Cámara de Comercio de Penco, Paula Villegas, quien explicó que la resolución fue dictada sin que la Comisión de Evaluación tuviera todos los antecedentes sobre los impactos ambientales.

Entre los efectos negativos para sus clientes, el abogado Durán dio cuenta de consecuencias ambientales en el sector de Rocuant que terminarían con los recursos pesqueros de los que viven los artesanales del sector de Penco.

La audiencias se extenderán hasta este jueves, cuando intervengan los abogados de los pescadores y de los comerciantes de Penco, además del abogado Mario Rojas, en representación de GNL Talcahuano.