El Juzgado de Garantía de Antofagasta declaró admisible una querella por desacato en contra del general director de Carabineros, Mario Rozas, y el secretario general de la institución Ramón Alvarado.

Ambos mandos jerárquicos son acusados del incumplimiento de una resolución judicial contra dos carabineros condenados por apremios ilegítimos contra un menor el año 2014. Ambos funcionarios continúan en la institución.

El abogado querellante Rolando Lorca manifestó que «nuestro principal argumento para presentar esta querella es una carta que se nos remitió por parte del general Alvarado quien reconoce de manera expresa que estos funcionarios siguen en la institución».

Lorca agregó que «lo mínimo que debe pasar ahora, dada la carta que es fecha 9 de enero del años 2020, es que estas dos personas -Rozas y Alvarado- renuncien, porque no pueden avalar que dos torturadores continúen trabajando en esa institución», consigna Cooperativa.

La sentencia en cuestión fue dictada el 2019, cuando el Tribunal Oral de Antofagasta condenó a Julián Minio a la pena de tres años de presidio menor en su grado medio y al oficial Luis Arias a 541 días de presidio menor en su grado medio, aplicándose a ambos -como autores de tormetos y apremios ilegítimos- la suspensión de cargo u oficio público mientras dure la condena.

 

El hecho

Este hecho se remonta al 14 de abril del 2014, cuando la víctima de 14 años fue detenido por desordenes en la vía pública, mientras celebraba junto a cientos de personas el campeonato número 30 de Colo-Colo en el sector de la Plaza Sotomayor.

Al ser trasladado al Hospital para constatar lesiones, según se estableció en el juicio, fueamenzado, humillado y agredido por ambos Carabineros, quienes continuaron golpeándolo en el box de atención, mientras lo tenían esposado a la camilla.

A raíz de ese hecho se le realizó una segunda contatación de lesiones que evidenció una fractura nasal provocada por los golpes recibidos.