El Centro de Investigación Periodística (Ciper) salió al paso y fustigó duramente las declaraciones del ministro del Tribunal Constitucional José Ignacio Vásquez, quien atribuyó a ese medio una intención de «enlodar al TC».

Durante una sesión plenaria de ayer martes, Vásquez acusó que, tras la nueva crisis levantada en el Tribunal por su presidenta, María Luisa Brahm, «Ciper Chile se ha dedicado a enlodar al TC». Incluso mencionó a la periodista Mónica González, fundadora y ex directora de ese medio, quien actualmente es asesora comunicacional del órgano constitucional.

Planteó, también, que los dichos de Brahm «han servido como instrumento útil de una operación comunicacional para destruir o llevar al TC a una situación peligrosamente disolvente».

Mediante una declaración pública, Ciper rechazó «esta intervención temeraria e imprudente, sin base alguna».

Consiga que «después de hacer esta relación, Vásquez intentó bajar el tenor de su acusación: ‘No quiero hacer relaciones. Simplemente estoy exponiendo hechos. Me parece que aquí claramente hay una situación grave. Me parece que hay una intencionalidad en todo esto. No sé, pareciera, a lo mejor no’ «.

Aquella, subrayó, se trata de «una intervención que incluye un ‘a lo mejor no’ que retrata la falta de seriedad con que José Ignacio Vásquez se permite hacer acusaciones y poner en tela de juicio el profesionalismo del equipo periodístico de Ciper».

«No desviar la atención con controversias artificiales y menores»

En ese marco, en un texto de cinco puntos, Ciper afirma que luego de la entrevista de Brahm -dada a otro medio-, sus periodistas «no han escrito ni reporteado sobre esta materia» y sólo este lunes difundió una columna de opinión del académico Claudio Nash (doctor en derecho y profesor de la Universidad de Chile): «Él no forma parte de nuestro equipo periodístico; y la creatividad del ministro Vásquez también lo ha involucrado, injusta y gratuitamente, en este tema».

Además, «los temas que abordan los reportajes de Ciper son decididos única y exclusivamente por su equipo periodístico, no hay intervención de terceros en esa labor», precisa, aclarando que «el directorio de la Fundación Ciper –incluyendo a su presidenta, la periodista Mónica González– solo se entera de los temas investigados cuando éstos se publican», consigna Cooperativa.

«Desde que dejó la dirección de Ciper, en mayo de 2019, Mónica González no participa en las decisiones del equipo periodístico», complementa el comunicado.

En ese sentido, emplaza que «la misma prudencia y templanza que Vásquez reclamó en su intervención, al cuestionar la entrevista concedida por la presidenta del TC, debió ser el parámetro para medir sus propias palabras», ya que «la mesura y el apego a la verdad son, precisamente, las características que la ciudadanía espera de un ministro que debe zanjar discusiones que tocan los pilares fundamentales de la convivencia democrática».

«Lo que Ciper, sus lectores y la ciudadanía en general esperan en estos momentos es que el ministro Vásquez y los restantes ministros del Tribunal empeñen toda su energía en dilucidar si hubo o no corrupción en la tramitación de causas demoradas artificialmente, sobre todo en tiempos de crisis como los que vive el país, y no desviar la atención de esa grave acusación con controversias artificiales y menores», concluye el texto.