«Me parece una decisión que es de una enorme importancia, deja al descubierto algo que no conocíamos, valoro mucho lo que ha hecho. Ha dejado al descubierto una situación de corrupción, como ella misma ha señalado, en materias que son de tanta importancia para el país».

Con estas palabras la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, destacó los dichos de la titular del Tribunal Constitucional (TC), María Luisa Brahm, acerca de la gestión de su antecesor en el cargo, Iván Aróstica, sobre la cual señaló que «antes de que yo llegara había causas detenidas en el TC por mucho tiempo, al límite de la corrupción».

En conversación con Radio Universo, la legisladora manifestó: «Es una señal de valor, de valentía de María Luisa Brahm, un golpe de timón de una mujer que llega, hace la pega y empieza a revisar y a tratar de establecer que un organismo tan importante como la ‘tercera cámara’ sea limpiado de estos vicios de corrupción que ella misma ha señalado. Le doy un valor inmenso a lo que ha hecho».

Y agregó que «no lo habíamos mirado y por eso valoro que ella que está adentro, conoce (la entidad), haya tomado esta decisión. En las causas de DD.HH. no habíamos avizorado este retardo (…) hasta que ella deja al descubierto esta situación y sobre todo tomar la decisión de cambio».

 

«El Gobierno no escucha»

Sobre la gestión del Gobierno y su decisión de que los funcionarios públicos retomen las labores presenciales, señaló: «Queremos conocer cuáles son las razones científicas, porque aquí las razones de base de estas decisiones son las que el Gobierno ha ido tomando a la luz de la pandemia; y cuál es el giro, la estrategia del Gobierno para la crisis sanitaria, porque hay un giro evidente».

«Se pasa a una nueva normalidad donde vemos un relajo con respecto a lo que se estaba haciendo y eso lo tenemos que conocer, el país está impactado con estas medidas», apuntó a horas de una sesión convocada para analizar el tema.

Muñoz señaló que también busca «plantear al Presidente que revoque la circular del 18 de abril con la vuelta de los funcionarios públicos al trabajo presencial. Y no es por flojera como lo que ha querido instalar el Gobierno, en realidad es el componente de una nueva estrategia que queremos conocer. Cuáles son los datos que hoy dicen que en el centro de Santiago más de 120 mil personas van a tener que caminar por las calles, no entendemos de qué se trata esto del distanciamiento social, pero a la vez la calle llena de personas aunque sea con mascarilla». «El Gobierno no habla con nadie», dijo sobre la falta de diálogo del Ejecutivo.

«Queremos ser parte, no solo el Parlamento, los alcaldes, las organizaciones. No es que todo el mundo que tenga que tomar decisiones (…) (pero) de qué manera no seguimos el rumbo de otros países como Brasil o EE.UU. donde vemos una línea de decisiones similar a la de Chile que no se condice. Aunque el Presidente ha explicado, el ministro de Salud, que aquí hay una tendencia a que los contagios vayan disminuyendo, nosotros no compartimos aquello; no soy científica, pero tampoco lo comparte el comité de expertos», manifestó.

«En otros países» -sostuvo- «Alemania recién relaja sus decisiones, recién después de casi 4 meses de impacto del virus empiezan a tomar decisiones que está tomando Chile a un mes de estar viviendo la crisis sanitaria. Entonces vemos el comportamiento de los países que han tenido éxito y vemos que estamos en una línea distinta». Finalmente expresó que «queremos conocer cuál es la base científica, me preocupa que se tomen (decisiones) sin saber cuál es el comportamiento del virus y sobre todo cuando los expertos señalan que no es el momento de flexibilizar (…) Entiendo que son medidas anticipadas, se pueden tomar pero no en este momento».

Fuente: Emol.com