El fiscal nacional, Jorge Abott, envió un oficio a todos los persecutores del país para solicitarles que analicen la conveniencia de mantener a imputados con la medida cautelar de prisión preventiva en medio de la pandemia de Covid-19, de la cual ya se han registrado 229 en las cárceles chilenas (100 reos y 129 gendarmes).

De acuerdo a lo informado por La Tercera, el documento instruye a los fiscales del Ministerio Público utilizar los mismos preceptos establecidos en la ley de indulto conmutativo promulgada por el Gobierno, es decir, dejar en libertad a aquellos formalizados por delitos menores.

«La envergadura de la crisis nos obliga a considerar que el efecto concreto, tanto de una condena como de la prisión preventiva e internación provisoria, es lo mismo, esto es la privación de libertad y en consecuencia constituye un eventual factor de propagación del virus», apuntó el fiscal nacional en su oficio.

Finalmente, Abbott recomendó que en los casos de violencia intrafamiliar los fiscales insten a que el arresto domiciliario lo cumplan los imputados en una casa distinta a la de la víctima que no se aplique el cambio de medida cautelar a los formalizados que hayan reiterado delitos o de «imputados que estén en prisión preventiva por no haber comparecido a los actos del procedimiento».