Tras casi ocho años de iniciada la disputa, la Tercera Sala de la Corte Suprema puso fin al conflicto judicial entre la municipalidad de Recoleta y la empresa Desarrollo Inmobiliario Bellavista S.A.. La batalla entre ambas comenzó cuando la firma levantó tres proyectos inmobiliarios que contaron con los permisos de edificación de la administración anterior del municipio que hoy encabeza Daniel Jadue (PC).

Ya con dos de los edificios construidos -uno entregado completamente y otro en segunda etapa-, comenzaron una serie de acusaciones por presunta corrupción en contra del entonces jefe de obras del municipio, situación que llevó a al máximo tribunal a declarar caducos los permisos. Aquello frenó la entrega del segundo edificio, ubicado en calle Dardignac, y la construcción del tercero.

Ya hoy, la Corte ordenó a la municipalidad abordar la recepción del segundo en un plazo máximo de 30 días, tras confirmar la sentencia que declaró que, a través de su jefe de obras, «incurrió en una omisión ilegal al no emitir pronunciamiento sobre la solicitud de recepción definitiva parcial de la obra».

El máximo tribunal concluyó por señalar que el fallo de la Corte de Santiago realizó una correcta aplicación de Ley General de Urbanismo y Construcciones, sin vincularse con otros decretos de demolición esgrimidos, ya que lo único que este ordena «es concluir el procedimiento administrativo correspondiente, en la etapa en que se encuentra».

«Se rechaza el recurso de casación en el fondo deducido en representación de la Municipalidad de Recoleta en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Santiago el cinco de octubre de dos mil dieciocho», dice el fallo de la Suprema. Ante ello, Francisco Walker, gerente general de la inmobiliaria, señaló en un comunicado que «con este fallo la Corte Suprema pone fin a los abusos de autoridad y a la persecución caprichosa que el alcalde Jadue llevó a cabo durante ocho años, con actuaciones que no se condicen con las que debe tener una autoridad del Estado, dándose gustos personales que trasgreden la legalidad».

Sin embargo, desde la defensa de la municipalidad, compuesta por los abogados Ciro Colombara, Aldo Díaz y Carola Cotroneo de RCZ, sostienen que el fallo no significaría necesariamente la entrega del edificio, ya que el municipio se pronunciaría de manera negativa.

«La inmobiliaria (…) ha pretendido engañar a la opinión pública sosteniendo que la municipalidad estaría obligada a otorgar la recepción definitiva de esa edificación que es claramente ilegal. Eso no es así y no va a ser así», explicó Colombara. Por otra parte, la Suprema resolvió respecto los permisos, confirmando la caducidad de estos y, por ende, prohibiendo la construcción del proyecto que faltaba por iniciar.

El alcalde de la comuna, Daniel Jadue se manifestó satisfecho, indicando que este «es un gran triunfo» que «confirma que nuestra Municipalidad ha actuado siempre ajustada a derecho y que este proyecto inmobiliario, al no tener permiso y no tener recepción final, no puede ser reconocido por nosotros».

En tanto, Colombara agregó: «(El fallo) dejó a firme la caducidad del Permiso de Edificacion 252, que es la base del Conjunto Armónico Bellavista, ya que las obras estuvieron paralizadas 3 años. El concepto de caducidad no admite discusión en el derecho urbanístico. Estamos por lo tanto muy satisfechos».

Fuente: Emol.com