La Corte de Apelaciones de Santiago confirmó la sentencia que rechazó la demanda deducida en contra de la Registro Civil e Identificación por la supuesta falta de servicio al asignar el mismo RUT a dos personas distintas.
En fallo unánime (causa rol 15.840-2018), la Cuarta Sala del tribunal de alzada –integrada por la ministra Gloria Solís, la fiscal judicial María Loreto Gutiérrez y el abogado (i) Matías Mori– ratificó la resolución impugnada, dictada por el 7° Juzgado Civil de Santiago.
«Si la propia demandante presentó ante el Servicio de Registro Civil e Identificación antecedentes -de una persona distinta- al momento de solicitar la renovación de su cédula de identidad (Acta de Inscripción N° 332 del año 1935 de la circunscripción de Punitaqui) no es posible imputarle al Servicio un actuar negligente al haber cometido un error al asignar la cédula de identidad. Ello, ya que obró en base a antecedentes de terceros proporcionados precisamente por quien alega la infracción. Adicionalmente, la demandante acompañó como prueba instrumental en autos antecedentes que pertenecen a una tercera persona. A saber, acta de inscripción de nacimiento N°332 de 1935 de la circunscripción de Punitaqui, certificado de nacimiento y certificado de antecedentes. Todos correspondientes a Clara Luz del Carmen Vicencio Díaz, quien no es la demandante ni apelante de autos, sino que una persona distinta», sostiene el fallo.
La resolución agrega que: «en opinión de esta Corte no se verifican en los hechos los requisitos legales para concluir que concurren en la especie los requisitos necesarios para establecer la procedencia de la acción de perjuicios deducida y que es objeto del presente recurso de apelación. Ello, al no existir vínculo de causalidad entre el hecho fundante del reclamo de falta de servicio y que éste haya sido causa de los daños reclamados».