Amnistía Internacional (AI) comunicó los resultados de su informe anual acerca de la situación de los Derechos Humanos en Chile y en el resto de América.

Roberto Morales, vocero de la organización en el país, señaló que durante 2019, en todo el continente, 210 personas murieron en el contexto de manifestaciones sociales, ocurriendo 31 de esos decesos en Chile.

En específico, sobre la crisis social que vive el país desde octubre del año pasado, el representante de AI indicó que “a nuestro entender, Chile cerró el 2019 con la peor crisis de Derechos Humanos desde la dictadura cívico-militar del general Augusto Pinochet”, consigna Meganoticias.

“Desde el estallido social se generó una grave situación en el ámbito de los Derechos Humanos. (…) Hubo muchos casos de torturas y maltratos, violencia sexual, uso de armas letales, uso indiscriminado de armas menos letales como perdigones y balines, uso de gases lacrimógenos, y ataques a observadores, periodistas y fotógrafos que cubrían la protesta social”, profundizó Morales.

“Hubo uso excesivo de la fuerza con la intención de dañar o castigar a la población que se manifestaba, y hubo intención de las fuerzas de seguridad de lesionar a quienes se manifestaban para desincentivar la protesta y la participación en ellas”, añadió a modo de conclusión de los resultados obtenidos tras la visita de un equipo especializado de Amnistía a Chile, entre el 28 de octubre y el 21 de noviembre de 2019.

 

Cifras de la crisis social

Finalmente, Morales entregó cifras que detallan que de las 31 muertes ocurridas en el contexto de las manifestaciones sociales, cuatro de ellas tuvieron la participación directa de agentes del Estado y otras dos sucedieron bajo custodia policial.

Además, según el Ministerio de Salud, más de 13 mil personas resultaron heridas en protestas, hay 2.500 denuncias en Fiscalía por violaciones a DD.HH. y, de acuerdo con los números de Carabineros, se han registrado 2.000 uniformados lesionados.