La Corte Suprema rechazó la demanda presentada en contra del Instituto de Seguridad del Trabajo por el supuesto cumplimiento tardío de obligación de cubrir accidente laboral.

En fallo dividido (causa rol 36.128-2017), la Cuarta Sala del máximo tribunal –integrada por los ministros Ricardo Blanco, Gloria Ana Chevesich, Andrea Muñoz y los abogados (i) Antonio Barra e Íñigo de la Maza– acogió el recurso de casación en el fondo deducido en contra de la sentencia dictada por la Corte de Apelaciones de Antofagasta y, en sentencia de reemplazo, rechazó íntegramente la demanda interpuesta, tras establecer que no existió incumplimiento de la mutual.

«Que, de conformidad con los hechos que quedaron establecidos, como aparece del considerando segundo de esta sentencia, ante el pronunciamiento del demandado que la lesión sufrida por el actor no se encontraba cubierta por el seguro obligatorio contra riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales establecido por la Ley N° 16.744, se dio inicio al procedimiento de reclamo que contempla que terminó con el reembolso completo de los gastos en los que el demandante incurrió», sostiene el fallo.

La resolución agrega que: «el hecho que la Superintendencia de Seguridad Social -ante quien el demandante interpuso reclamación de lo resuelto por el demandado- modificara lo decidido por éste y ordenara que debía hacerse cargo de las licencias y de los gastos médicos en que incurrió el afectado, no significa per se que ‘efectuó un cumplimiento tardío de sus obligaciones‘, como lo concluyó el fallo impugnado, puesto que se observa que el Instituto de Seguridad del Trabajo, en uso de las facultades que le confiere la ley, resolvió en primera instancia que la patología del demandante no se encontraba cubierta por el seguro obligatorio contra riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales establecido por la Ley N° 16.744 con los antecedentes de los que se dejó constancia en la resolución respectiva, sin que se haya alegado ni menos acreditado, que los profesionales del instituto demandado hayan incurrido en negligencia al adoptar la decisión que luego fue modificada por el organismo contralor teniendo en consideración los nuevos antecedentes que se le presentaron, y que fue oportunamente cumplida».

«(…) así las cosas, la sentencia impugnada se equivoca cuando concluye que el demandado cumplió tardíamente con sus obligaciones, porque desconoce la regulación legal y reglamentaria que existe en la materia y que, según los antecedentes que obran en autos, se aplicó en la especie, yerro que influyó en lo dispositivo del fallo desde que llevó a acoger la demanda en los términos ya señalados», añade.

Decisión adoptada con los votos en contra del ministro Blanco y del abogado Barra.