Considerando la próxima entrada en vigencia de la Ley 21.120 sobre identidad de género (LIG), el Segundo Juzgado de Familia de Santiago elaboró un protocolo de implementación judicial para las solicitudes de rectificación de sexo y nombre registral.

El instrumento, que fue revisado por el consultor internacional en Derechos Humanos e Identidad de Género, Andrés Rivera y la abogada y académica de la Universidad de Concepción, Ximena Gauché, contempla  las diferentes etapas de los procedimientos  que conocerán los tribunales de familia respecto de los niños, niñas y adolescentes y de las personas casadas.
Asimismo, incluye cuatro anexos: un modelo de entrevista en audiencia preliminar, dos modelos de fallos (adolescentes entre 14 y 18 años y adultos casados), y un glosario de términos de uso común.
Este protocolo  de actuación, que forma parte de un plan piloto que el 2° Juzgado de Familia, considera  la capacitación de funcionarios de atención de público a fin que se respete la identidad, expresión de género y nombre social del solicitante; lineamientos para el funcionamiento de la unidad de sala y de causas; minuta sobre lo que deberá o no incluir el escrito de la demanda; recomendaciones a considerar en la audiencia preliminar y para la entrevista por parte de consejeros técnicos, entre otros.
Para la jueza Macarena Rebolledo, una de las redactoras de este documento, este  «ayudará a los tribunales a otorgar operatividad a los instrumentos internacionales de protección de los derechos humanos, y a los principios de la nueva ley, especialmente los de autonomía progresiva, no patologización, dignidad en el trato y confidencialidad».
En la elaboración de este protocolo participaron también las consejeras técnicas Marcela Tobar y Marjorie Uribe; María José Leiva  de la unidad de causas; Jenny Gajardo de la unidad de sala; las funcionarias de acta, Alejandra Acuña  y de atención de público Amelia Gordillo.